Los viñateros del Este acuerdan con la estrategia crediticia oficial

uva3[1]19/02/09
Fuente: Diario El Ciudadano | Horacio Meilán
El Centro de Viñateros y Bodegueros entiende que es atractiva la asistencia financiera propuesta por Jaque. Los integrantes del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este recibieron el martes pasado al ministro de Producción, Guillermo Migliozzi y al director del Fondo para la Transformación y el Crecimiento (Ftyc), José Luis Álvarez, para que explicaran la forma de la asistencia financiera que el Ejecutivo diseñó para esta vendimia …

Los viñateros, en principio, se mostraron conformes con la exposición de ambos funcionarios, sobre esta herramienta a la que calificaron de “atractiva” sobre todo “en un momento de desfinanciamiento y de falta de recursos para levantar la cosecha”.

Mauro Sosa, gerente de la entidad vitivinícola, explicó que con este instrumento crediticio se compromete no sólo al Estado sino también a productores y bodegas, quienes deberán “agilizar sus trámites” para “llegar a tiempo”.

El gobierno de Celso Jaque anunció a principios de esta semana la creación de un fideicomiso de “administración y asistencia financiera” para el sector vitivinícola, que consta de un aporte de $140 millones, de los cuales 40 millones serán aportados por el Ftyc.

Esta herramienta se agrega a las líneas de crédito ya existentes para cosecha y acarreo que el Fondo venía promocionando.

El fideicomiso de marras plantea otorgar un máximo de $2 millones por tomador, con una tasa fija de interés del 9,5% anual y con un precio base de las uvas a $0,55.

Precisamente, este valor ya ha mostrado cierta controversia entre bodegueros y productores primarios.

A este respecto, Sosa dijo que “es muy difícil hablar de un valor justo”, ya que lo ideal es que el precio “tenga intrínsecamente una rentabilidad para el productor”. Además, es necesario tener en cuenta que el precio hoy está “muy condicionado por las exportaciones” agregó.

Según el bodeguero, el Gobierno “ha hecho una apuesta fuerte” con este valor y reconoció el esfuerzo oficial en su pretensión de “subsidiar en caso de que haya pérdidas al momento de devolver el crédito”.

“Hoy, el mundo ha devaluado y está reviendo sus compras” señaló Sosa, pero explicó que “no dejará de consumir”, por lo que un valor de $0,55, “indudablemente implica un esfuerzo de todos para que sea un año tranquilo” y se puedan resolver problemas como “el empleo y los altos costos”.

Otro aspecto que remarcó Sosa fue que, si bien el productor tendrá rentabilidad, ésta “no será muy alta”, aunque estimó que “el precio es más atractivo que el que hoy está en condiciones de ofrecer el mercado”.

En tal sentido, habló de que el operativo para lograr que el vino blanco escurrido cueste $0,85, “los $0,55 para la uva son adecuados”.

En lo referido a la producción de este año, que según el pronóstico del INV tendrá una merma del 3,3% frente a la del año pasado, Mauro Sosa dijo que, efectivamente, “la cosecha será menor a la esperada”, aunque la calidad de las uvas será mayor. “Hay muy buena calidad en términos de tenor azucarino”, confirmó.

Esta característica “compensará” entonces la menor cosecha y los menores rendimientos que habrá, concluyó.

COMMENTS