Los vinos artesanales van ganando el gran mercado

04/11/2011
Fuente: Diario de Cuyo | Silvina Pestarino – Corresponsal en Buenos Aires.

03175440[1]Degustación en Capital Federal. Pasaron de la persecución a la inclusión y ahora los productores ven al INV como un aliado. «No tenían entidad empresarial ni jurídica y les destruían las damajuanas y las botellas cuando recibían inspecciones, pero a partir del 2003 el INV realizó un registro, citó a los elaboradores de todo el país y capacitó a los interesados, aunque en principio predominó el recelo». Con estas palabras el gerente de Fiscalización del Instituto Nacional de Vitivinicultura, Raúl Guiñazú, inició el discurso de apertura de la primera degustación de vinos caseros y artesanales que ayer organizó el Ministerio de Agricultura de la Nación en Capital Federal, en la que participaron productores de ocho provincias.

El camino de la ilegalidad al reconocimiento oficial, y posterior garantía del INV para avalar lo genuino del producto fue clave para impulsar a este nicho vitivinícola. En esta línea tres productores hablaron con DIARIO DE CUYO y contaron su balance de estos ocho años y sus perspectivas a futuro, en el marco de un mercado promisorio.

Casos y realidades Silvio Salvadores es de Agua Blanca, La Rioja; está asociado con otros 14 productores de vino casero y produce Malbec, Cabernet Sauvignon, Torrontés: ‘hemos sido reconocidos por el Estado y hemos pasado a formar parte del Fondo de Asistencia a la Cadena de Valor Vitivinícola, y a partir de ellos hemos podido ampliar nuestros viñedos y mejorar la calidad y cantidad de nuestros vinos, ese marcó gran diferencia en la producción‘, dijo el riojano.

‘Nuestra perspectiva, ante el marcado crecimiento del mercado interno, es ampliar la oferta y pasar a la categoría de vino artesanal, que requiere una elaboración 12 mil litros anuales, hoy producimos 4 mil‘, contó Salvadores entusiasmado, quien reconoció que dicha consolidación debería estar acompañada por promoción y marketing.

Por su parte, el rionegrino Carlos Murray explicó que trabajar asociado le sirvió para descubrir que ‘había más cosas para compartir que para competir‘, según sus palabras; ‘antes de que el INV sacara la categoría de vino casero nos perseguían y ahora intentan atraernos para que mejoremos la calidad de nuestros vinos‘, confesó el productor.

El único Syrah que se degustó en el evento por supuesto fue de San Juan. Miguel Ángel Espín González, fruticultor y enólogo de San Martín, y presidente de la Asociación de Elaboradores Vinos Artesanales (AEVA), quien manifestó: ‘el apoyo del Instituto nos va sirviendo para que año a año la calidad de nuestros vinos mejore, así tendremos mayor clientela, porque nuestro valor agregado es reconocido cada vez más por el público‘.

Espín González comercializa en todo el país por encargo y este año ya alcanzó los 12 mil litros producidos, por lo que pasará de productor casero a artesanal.

En la cata dirigida estuvieron presentes la secretaria de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar, Carla Campos Bilbao, el subsecretario de Desarrollo de Economías Regionales, Luciano Di Tella y el director de Programas de Desarrollo Regional, Juan Maceira, entre otros funcionarios.

COMMENTS