Los vinos caros no existen

29/02/12
Fuente: Diariamente Neuquén | Memorias del Vino | Nicolás Visnevetsky.

fotoUna vez destapé un tinto Carlón misionero en Ingeniero White. Lugar donde había nacido mi abuela en la década del 20 y que yo, noventa y pico de años después, visitaba, y pedía dentro de las opciones de la carta verbal del mozo de tal piringundín, un guiso de mondongo. Ja!…me faltaba decirte que era diciembre, entre navidad y año nuevo. El loco no soy yo, en todo caso, el loco será el dueño de esa fonda de buena muerte diría yo, que me encontró en esa situación en ese verano tal, del 2011, ofreciendo en su menú ese plato tan calórico.

Un vino caro no es sinónimo de vino “eminencia” o vino “impune” o “fanfarrón”.

Un vino caro, o es un muy buen vino, o es un vino al que no lo acompaña el momento, podemos decir un vino desafortunado, o desdichado.

¿Cuántas veces abriste el mejor de tus vinos y tuviste una noche de mierda?

¿Acaso el vino salvó la noche?… ¿acaso la noche fue menos que el vino?

Pusiste Malbec de Agrelo 02, a 750 pesos la botella, solo para escuchar lo idiota que sos una vez más de la boca de ella, mientras el portazo de tu casa una vez más te deja ver lo buena que es tu cerradura.

El vino es todo lo que gira en torno a él. Un tinto Carlón en White, con viejos hablando de la pesca del 50 y de las mallas de pieza única en las minas, es impagable.

En ese momento es el vino con mayor estructura de la galaxia y el mejor concepto de todos los conceptos. Un vino popular y nostálgico, inmigrante y clandestino, muchas veces camina marcando y embarrando la alfombra del terciopelo de un chateu Margaux triple corona del marketing mundial.

Y no me vengan a decir que un carlón no compite con nada, porque de esa manera debo decirte que toda tu vida la hiciste comiendo sanguchitos.

Un vino cotiza en alza solo en el mercado de las sensaciones y los buenos augurios. Parker no sabe nada de la cumbia cotidiana. Un obrero sodeando un vino es mucho más gratificante que una nariz que solo distingue un Armani de un Hugo Boss porque la promo de su Visa se lo ordena. Lo lamento señores, sigo pensando que el mejor perfume es el vino.

Un vino es uno y todo lo que uno hace con el vino. Ese es el precio. Deberían pagarnos por pasárnosla simplemente tan bien.

Carlón con mondongo, es como escuchar a Edmundo Rivero en un TDK de 60, sin auto reverse, manejando un Fiat 128, por la recta de la 22 que va de Río Colorado a Choele Choel (hago un paréntesis, El máster Luis Alberto que se murió hace poquito, nombra a Choele Choel en una canción, sabelo… que además de ser el sitio donde nació Rodolfo Walsh, es también un verso de Spinetta).

Volvamos al principio, un segundo, cuando éramos menos salames…vas a ver como se puede.

Carlón, con pucherito de Gallina canta Rivero…a veces lo Gourmet pasa por las cosas simples y muchas veces por escuchar a los viejos.

Escuchemos a los viejos, nunca la billetera, o el precio de un vino, pudo con el lenguaje oral y sus vericuetos populares.

Nicolás Visnevetsky

www.memoriasdelvino.com.ar

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
cel. 011.5460.2722

Concurso

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton