Los vinos que tomó el Papa Francisco en Brasil

Salton-Talento-Papa-Francisco[1]Cuando el Papa Francisco llegó a Brasil el lunes en su primer viaje internacional, lo esperaban tres vinos brasileños, un tinto, un blanco seco y un rosado. El tinto de Río Grande do Sul, fue elaborado con uvas cosechadas manualmente. Por exigencia del Vaticano, los vino consumidos por el Papa no pueden ser industriales, por eso se eligieron vinos 100% de elaboración artesanal.

El tinto que degustó el papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud, realizada entre los días 23 y 28 de julio, en Rio de Janeiro, fue producido en Bento Gonçalves, y es de la línea Talento, vino top de la bodega Salton, es un corte de tres variedades, Cabernet Sauvignon (60%), Merlot (30%) y Tannat(10%) del año 2007. La bodega es una tradicional proveedora de vinos para la Iglesia. En ocasión de la visita al Brasil del Papa Benedicto XVI en 2007, para participar de la 5ª Conferencia Episcopal Latina Americana, se sirvió el mismo vino, en este caso de la cosecha 2004.

adega-maziero-de-jundiai-sp-que-faz-o-vinho-do-papa-1374176914757_300x300[1]De los otros dos vinos elegidos, el blanco se sirvió en el almuerzo en la ciudad de Aparecida para cerca de 70 personas, y el rosado se usó en la primera misa del Papa Francisco en Brasil. Tanto blanco como rosado fueron elegidos por una comisión formada por un sacerdote, un ex-seminarista y una profesora de catequesis. Ellos recibieron de la Iglesia Católica la misión de conformar la ‘comitiva del vino’. De San Pablo se dirigieron a Jundiaí (58 km al noroeste de San Pablo), una región cercana donde tradicionalmente inmigrantes italianos producen vinos. De un productor seleccionaron las 60 botellas que serían usadas en misas y consumidas en almuerzos y comidas en las que participaría el Papa. Los vinos fueron llevados para la aprobación del arzobispo Dom Raymundo Damasceno, presidente de la CNBB (Comissão Nacional dos Bispos do Brasil) y articulador de la visita del pontífice a San Pablo, quien los aprobó.

 

Los vinos blanco y rosado, producidos por Pedro Maziero, de Jundiaí, ya habían sido seleccionados por una comisión de obispos para la visita do Papa Benedicto XVI al Brasil. La familia Maziero produce vinos en Jundiaí (SP) desde hace 100 años. La tradición se inicia con el abuelo de los actuales responsables de la bodega, un inmigrante italiano. Maziero vende sus vinos para misa a unas 20 iglesias de San Pablo. La empresa cuenta con 12 hectáreas y produce sólo 60.000 litros anuales. Las botellas de 720 ml de estos vinos cuestan R$ 16. Los vinos para misa que produce la bodega son vinos ligeros y dulces. Lo insólito es que si bien el blanco está producido con uvas Moscatel, el rosado en Argentina no sería considerado vino por nuestra legislación. Es producido a partir de uvas de la variedad Niagara que no es Vitis vinífera.

Imaginamos que Francisco, amante de los asados y las empanadas debe estar extrañando los Malbec argentinos y los Barolos que seguramente tomará a su regreso en el Vaticano. DLR

 

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

MAPA

Oficina

ArgentineWines.Com
Mariano Acha 2771 1430 CABA Argentina
Horario Lunes a Viernes: 10:00–17:00 hs (Hora argentina -3 GMT)

+54 911 54602722

VinoSub30

Enjoy Malbec

enjoymalbec

WineHackaton