Los vinos ya vienen a toda máquina

27/04/13
Fuente: Clarín | Andrés Ferreras.

postal-maquinas-vides-impresionantemarcode-cordillera_CLARINLa cosecha de la uva en Argentina vive la transformación más importante desde que se plantaron las primeras vides. La incorporación de vendimiadoras crece en superficie y es una tendencia marcada. Como en el resto del mundo, gran parte de los vinos argentinos dejarán de cosecharse en forma manual para dar paso a la zafra mecanizada. Foto: La cosecha de uva en la Argentina se está transformando, por el uso creciente de las vendimiadoras.

En un recorrido por establecimientos mendocinos, Clarín Rural pudo ver de cerca los cambios que la incorporación de la tecnología produce, con sus ventajas y desafíos. No todos los viñedos pueden mecanizarse, sino sólo los que están conducidos como espaldares. En los parrales la máquina no puede ingresar y la cosecha debe hacerse a mano. Pero las bodegas están modificando sus estructuras y las nuevas vides se plantan para ser mecanizadas.

Antonio González preside una sociedad anónima que mecanizó 220 hectáreas. “Viene dando buenos resultados. No se puede comparar con lo manual, por economía y rapidez” comentó.

Pero hay tareas en que la máquina no podrá reemplazar al hombre y siempre es necesario repasar con personal, aunque es un factor complicado. “Hay que acomodarse al futuro. Lo que 100 personas hacen en ocho horas, la máquina lo hace en una”, lanzó.

En Salentein los vinos jóvenes están totalmente mecanizados. “Se busca que no tengan oxidación e ingresen de inmediato a la bodega. Se trabaja de noche y a baja temperatura, algo imposible con la cosecha manual”, explicó Diego Morales, responsable de producción. Recogida de día y a mano, la uva está más tiempo en el campo y se inicia antes el proceso de fermentación, y eso no es bueno para los vinos jóvenes.

En el país hay 50 vendimiadoras trabajando sobre unas 20.000 hectáreas, un 10 por ciento del total de viñedos. “En 1980, era un cliente cada cinco años. Ahora vendemos de 10 a 15 máquinas por año”, destaca Luis Poeta Casalis, coordinador de Economías Regionales de New Holland, la empresa que organizó el recorrido. El 80% de las vendimiadoras están en Mendoza, y el resto en Salta, San Juan, Neuquén y Río Negro. Además, la maquinaria suma prestaciones como la poda y la pulverización.

Hay varietales que se prestan mejor para su mecanización, contó Marcelo Belmonte, jefe de viñedos de Trapiche. En bodegas López, una de las precursoras en la mecanización en el país, aseguran que el sabor no se altera e incluso en algunas variedades se obtiene mejor calidad.

A juzgar por lo visto en Mendoza, el futuro de los vinos llega a toda máquina.

COMMENTS