Malbec argentino, reflexiones de Padawan

24/05/13
Fuente: Kick Wines Blog | Martín E. Krawczyk Pardo (aka #Padawan).

MalbecHace algunos días estuve en la vinoteca Ozono Drinks participando de la cata “Malbec de Lujo, Volumen 2”, que tenía por objetivo la cata a ciegas de varios de los Malbec de mayor precio del mercado. Así Martín y Noelia eligieron siete etiquetas con un valor que partía de los $500 con el agregado de que todos correspondían a una misma añada, 2009, lo que lo convertía en más interesante al momento de comparar aun cuando algunas etiquetas ya cuentan con su versión 2010 en el mercado mientras otras no se encuentran a la venta hasta el momento.

Podría hacer una transcripción de mis notas de cata de cada vino y culminar con los resultados, pero prefiero tomarme la licencia poética de comenzar por el final para ir desandando el camino volviendo sobre las piedras dejadas en el mismo como Hansel o Pulgarcito. Siendo así con los votos de todos los presentes se armó el ranking de la noche con el siguiente resultado:

Jpeg

1°) Zuccardi Aluvional El Peral ($500); 2°) Zuccardi Aluvional La Consulta ($500); 3°) Cobos($1050); 4°) Noemía ($594); 5°) Mendel Finca Remota ($579); 6°) Achaval Ferrer Finca Altamira($620); 7°) Judas ($550)

A rigor de verdad, el orden estuvo bien marcado en los 3 primeros mientras que los 4 restantes apenas tuvieron diferencia de un punto entre sí. Por otra parte, de trató del Volumen 2, ya que previamente se había realizado la misma cata con diferentes asistentes pero repitiendo ganador, hecho nada menor.

En mi caso personal, mi orden fue un tanto diferente al obtenido en la general y ahondaré más en él a continuación:

Jpeg

Varias conclusiones pueden obtenerse a partir de esta degustación y quisiera comenzar remarcando la más importante para mí: Es en parte una sorpresa para mí, pero a su vez un placer, encontrar esta diversidad de exponentes a la hora de hablar del Malbec de Alta Gama, Super Premium, Ícono, De Lujo, etc. En parte creo que si hubiéramos hecho esta misma degustación hace un par de años, con las cosechas 2006/2007 no encontraríamos esa diversidad, amén que algunos vinos como los Aluvional ni siquiera existían. Esto es objetivamente una buena noticia, y es muy difícil encontrar algo objetivo en este mundo del vino donde todo es tan subjetivo, personal. La diversidad habla de distintos consumidores, de distintos hacedores, de distintos conceptos, de distintos objetivos. Hoy en día sería muy difícil que ninguno de nosotros no encuentre un Malbec de esa franja que no le atraiga. Hace algunos años las opciones eran más acotadas, y eso es un triunfo en sí.

Pienso en ello y recuerdo una conversación que tuve con Tim Atkin y Oz Clarke en su viaje a Argentina allá por el 2011 cuando me decían: “El Malbec ya logró un lugar en el mundo como un vino agradable, fácil de beber, que acompaña perfectamente bien una comida y que brinda una muy buena relación precio-calidad, en los segmentos bajos y medios. Comenzó siendo como un perro que habla, todos quieren ir a verlo, conocerlo. La apuesta para el futuro para Argentina es obtener un lugar en el mundo para sus vinos íconos, ya sabemos que el perro habla, pero queremos escuchar que tiene para decir.” La tarea de llegar a los distintos mercados internacionales con estos vinos se hace cada vez más complicado debido a cuestiones económicas internas y externas, pero creo que si han empezado a decir cosas interesantes y diversas.

No en vano hace unos años parecía que los indicadores de calidad en un vino comenzaban con una botella pesada, seguían por una crianza en barricas nuevas, cuanto más tiempo mejor y si eran con un 200% de barrica nueva aún más todavía, por una extensa maceración pre-fermentativa, algún porcentaje de sangría incluso, y que en el viñedo se buscaban suelos donde las raíces pudieran crecer en profundidad. Si lo pensamos pareciera que el mayor trabajo se realizaba dentro de la bodega y no en el viñedo, el ingeniero agrónomo se encargaba de la finca y el enólogo de la uva recibida en la bodega. Lo máximo que parecían adentrarse en el viñedo era a la hora de establecer el momento de cosecha.

Puede haber habido diferentes motivos para esto y sin dudas muchos habrán cambiado estas prácticas hace bastante tiempo, pero lo cierto es que Buenos Aires parecía un lugar hostil para los enólogos, agrónomos, hacedores del vino. No era habitual contar con su presencia y a la distancia las noticias siempre llegan deformadas. Hoy vivimos una época de mayor contacto no sólo entre quienes hacen el vino y quienes tenemos la tarea de mostrarlo, hacerlo conocer, venderlo, intermediar con el consumidor, sino mismo con el consumidor en forma directa y esto ha derribado varias barreras acercando ambos extremos positivamente.

Hoy se hablan de los 4 elementos del concepto de Terroir. La cepa sigue siendo un componente importante a la hora de hablar del vino (inclusive nos adentramos más aún hablando de los diferentes clones de Sauvignon Blanc o Pinot Noir, o de las diferentes selecciones masales del Malbec, ingenuo sería creer que son todo lo mismo). El clima está empezando a tomar más notoriedad, sin dudas que el hecho de regar nos encuentra en una situación más homogénea en teoría, pero si nos adentramos en datos como heladas, brotación, momento de lluvias, influencia del zonda, etc. nos encontraremos con variables diferentes año a año. Al momento de una cata vertical, siempre tomamos las condiciones del clima como variable, entonces por qué no hacerlo siempre? Del hombre ya hablamos algo antes y continuaremos luego, pero basta la idea del enólogo/agrónomo para evidenciar como ha cambiado este aspecto. Y por último el aspecto delsuelo, que siempre suele ser el más tenido en cuenta al hablar de terroir y un camino que se ha empezado a transitar, más allá de las indefiniciones de límites como puede ser Gualtallary o Altamira, lo cierto es que hasta hace unos años se hablaba de Luján de Cuyo, Maipú o Valle de Uco, con suerte alguna mención hacia Agrelo, Perdriel, Cruz de Piedra o La Consulta.

Jpeg

Dije que iba a ir de atrás hacia adelante pero aún no llegué a los vinos, pues bien, comencemos!

Usaré el orden de la votación general para que resulte más sencillo. Siendo que comparten varios aspectos en común comenzaré hablando de ambos Aluvionales en conjunto. De esta degustación creo que son los vinos que más han evidenciado esos cambios de los que hablaba anteriormente. Si bien se trata de una bodega tradicional con sus varios años de experiencia, siempre se caracterizaron por el desarrollo, los cambios, la innovación, desde el sistema de riego y el parral propio, pasando por la innovación en varietales, en vinos fortificados o la sección de aceites de oliva. Hoy se encuentran en una nueva etapa enológica que comenzó hace un tiempo con la separación entre Bodega Santa Julia y Familia Zuccardi, ubicando esta última a cargo de Sebastián Zuccardi. Enólogo que cada vez se encuentra más presente en el viñedo (para estos vinos de alta gama) y que busca con la serie Aluvional mostrar las diversas facetas de nuestro varietal en diferentes suelos. No en vano la etiqueta omite hacer referencia al malbec para poner en primer plano la región de donde proviene. Un estilo viejo mundo? Quizás, pero en esta época global considero que el mundo del vino es uno sólo y todos han tomado elementos del otro.

Así, Aluvional El Peral se mostró con una nariz frutal fresca, de frutas rojas como cerezas, notas a vainilla y caramelo en nariz; de una acidez media alta en boca, intenso pero a su vez redondo, y de un largo final con recuerdos a toffee y chocolate. Es menester aclarar, que se trató del único vino que aún no se encuentra a la venta y que personalmente creo que esos meses más en botella le ayudarán a redondear ciertos aspectos del tiempo en barrica que aún se encuentran muy marcados. Quizá ahí resida la diferencia en el orden personal respecto al general.

En Aluvional La Consulta encontré una primera nariz floral que resaltó, cualquier relación con el lugar de origen de no es pura coincidencia. Una nariz muy fresca, de pequeñas bayas negras y un agradable comportar en boca. Un vino interesante, y elegante sobre todo. No en vano éste sí ya se encuentra en el mercado, más allá de un gran potencial de guarda. Acá estuvimos más cercanos en la votación general y la mía. Son dos vinos para comprar por caja e ir probando cada ciertos meses.

Qué decir de Cobos? Probablemente la expresión más tradicional de esta degustación, un viñedo viejo de Perdriel, y con un concepto liderado desde Paul Hobbs de la enología típica de Mendoza de principios de la década, cosechando a fines de abril (el 24), 31 días de maceración y 18 meses de fránces nuevo 100% El resultado es un vino donde las notas de la barrica y las especias sobresalen por sobre la fruta. Cedro, pimienta negra, vegetales y bastante madera también en boca. Hicieron falta varios minutos en copa para que aflorara una nota frutal de granada. Es un concepto clásico, que está muy identificado con un estilo de consumidor y que por ello tiene la aceptación que tiene. Aun cuando personalmente no sea un estilo de mi preferencia, un estilo que no compraría independientemente del precio, no puede negarse la calidad del vino.

Noemía, el outsider, el único no mendocino en esta cata. Recuerdo un interesante intercambio de opiniones durante la cata excelsamente moderada por Marcelo Figueredo, de hecho para algunos fue el mejor vino de la noche y para otros lo contrario. Cómo explicar tal disparidad? Yo creo que en su estilo. En estos últimos años se ha “apoderado” de la bodega un estilo de marcado brett en los vinos, en todas sus etiquetas. Particularmente, este exponente comenzó con notas de frutas secas, verduras disecadas, canela y clavo, para culminar en notas sucrosas, torrado, casi licoroso. Lo bueno de la diversidad es que hay consumidores para todos los vinos. En mi caso, extraño el Noemía 2006 o el J. Alberto 2007.

Mendel Finca Remota es el tope de gama de la bodega que conduce enológicamente Roberto de la Mota. Ni caso hace mencionarlo como uno de los grandes enólogos de Argentina, una persona que cambió parte de la historia del vino argentino y que hacía y hace estos vinos en su pequeño mundo que es Mendel que tuve el placer de conocer de la mano de Santiago Mayorga hace unos meses. Finca Remota es una pequeña parcela en Altamira a 1100 msnm, y creo que es parte del secreto de este vino. Fue el vino que más me sorprendió, el que me mostró una paleta más extensa, el que se iba abriendo en capas con nuevas sensaciones mientras pasaba el tiempo. Comenzó cerrado llevándome a pensar en un cheesecake de maracuyá con coulis de frambuesas, luego siguieron más frutas rojas frescas, especias como el laurel o el romero, un vino perfumado y a la vez sutil, toques minerales, una nariz muy fresca y atractiva, que invitaba a tomar teniendo que contenerse para apreciar la evolución. En boca se caracterizó por una acidez medio alta, aterciopelado, envolvía toda la boca, era complejo y a la vez austero, lo que lo convertía en muy bebible. Recién en el final apareció una nota a chocolate típica de la madera. Es la clase de tintos que me gustan, complejos, con capas, pero a su vez austeros, que piden un re-fill. Nada más que agregar a por qué mi preferido de la cata.

Finca Altamira de Achaval podría decirse que se encuentran junto a Alta Vista entre los pioneros en la cuestión de los single vineyard y los malbecs de diferentes orígenes. En pocas palabras diría que es un vino negro. Notas frutales como moras, frambuesas, higos, recuerdos mentolados, y un importante aspecto del suelo, piedras, lajas. En nariz era un vino que uno podía asociar a su origen. En boca presentaba una buena estructura, basada en unos taninos firmes y una acidez media, no de las más elevadas, pero que se beneficiará con un tiempo de guarda. La cepa, el origen y el hombre por sobre la madera, otro vino que me gustó.

Quedó para el final Judas, el ícono de Bodega Sottano, vecino del Cobos. Recuerdo los comentarios durante la cata hablando de un vino super correcto, quizás demasiado. Hoy vuelvo a leer las notas de cata y encuentro cerezas, membrillo, pimienta negra, toques florales, acidez media, taninos redondos, amables, con un final tostado y chocolate y me pregunto el porqué de su ubicación y tengo que volver al principio. Un vino quizá demasiado correcto, esos que gustan a todos los consumidores, ideales para una cena, pero que carece de ese plus extra de personalidad que podíamos encontrar en los demás vinos.

Retomando el camino, celebro esta diferencia en los vinos. De un grupo de 12 catadores de los 7 vinos catado 5 fueron elegidos como el mejor de la noche para alguien y esto habla de que la diversidad en origen tiene un contrapunto en el consumidor, que es lo esencial. De nada serviría que de un día para el otro nadie usara barricas nuevas o todos cosecharan en valle de Uco. Confieso que en algún momento del 2010 encontraba pocos exponentes de nuestra cepa bandera que me atraían y disfrutaba. Tuvimos Malbec World Day, ahora esta interesantísima cata en Ozono Drinks y en unos días llega una nueva edición del Desafío Federal dedicada al malbec. El Malbec nos está hablando, y seguimos escribiendo su historia. Tiene mucho para contar así que estemos atentos a los próximos capítulos, al menos en Kick Wines seguiremos escribiendo, si nos dejan.

Jpeg
 
Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
tel. 011.4574.3292
cel. 011.5460.2722
Hangouts daniellopezroca@gmail.com

Concurso

Concurso VinoSub30

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton

VinoSub30 Hackaton