Marianne say no more

27/07/11
Fuente: Memorias del vino Blog | Nicolás Visnevetsky.

MarianneMarianne no me conmueve.

Punto. Aquí se podría terminar esta extensa crítica hacia un vino que no me ha conmovido

Es el dial up de los Malbec 2009. Es el claro ejemplo de la rubia tonta…Linda hermosa bella fascinante etiqueta, pero vacío en su alma. Diría Cortazar en su carta abierta a la patria “Tan triste en lo más hondo del grito, tan golpeado en lo mejor de la garufa, tan garifo a la hora de la autopsia…”

Marianne de finca Las Moras, es chato, con algunos dejos en boca de mermeladas, mieles y almendras, eso es una virtud, no vienen los gustos comprimidos, aquí Marianne es buena, remolona, tocándote los piecitos con los suyos, despertándose en la cama de mi boca.

Hasta ahí llego mi amor… de nuevo Marianne me defrauda, nada me dice en nariz, ni en una primera, ni en una segunda…represiones de aromas, el peor pecado para un vino.

Ok…puedo ser un hijo de puta, pero soy honesto…Marianne es un nombre bello, como algunos nombres bellos que terminan con la letra E…tienen esa particularidad de dejar la boca de una manera hermosa cuando los nombras.

Marianne no quiero estar con vos el día que necesite una ambulancia. Porque no podrás llamarla…porque nadie te creería.

Demasiado alcohólico, criado en San Juan y vinificado en Mendoza, de donde sos?

Marianne, no sos Roxanne de Sting, aunque tu vestido rojo violáceo es hermoso.

A veces me cuesta ser tierno….a pesar de tu café tostado, tus pasas y tus descriptores aromáticos que quieren convencerme de que este post es un verdadero delirio.

Marianne…falta…por lo menos en este estomago subjetivo…. falta.

Hay chicas que con menos pretensiones, son mucho más sorprendentes.

Esta claro que Finca Las Moras nunca va a poner un billete en este sitio.

 

COMMENTS (1)

  • comment-avatar

    No podes pedir mucho por ese precio tampoco, pero incluso en esa gama de precios si tengo que comprar alguno, Marianne no estaría en mi top five.