Mucho vino por poca plata

05/01/12
Fuente: Telam | vía Ana Ricci | Giogio Benedetti.

Ana RicciEn la Argentina, quinto país productor de vino del mundo, los amantes de esta bebida tenemos una fortuna especial: contamos con una muy amplia variedad de etiquetas, de muy buena calidad, la mayoría de las cuales se ofrece a un precio accesible y coherente. Esto quiere decir que no es necesario gastar mucho dinero para tener un blanco o tinto genuino, amable y compañero fiel de la mesa.

En esta coyuntura de crecimiento que vive la industria, la oferta local es cada vez mayor. Basta sólo con tener en cuenta que las aproximadamente 410 bodegas argentinas que hoy compiten en el mercado local e internacional suman nada menos que 2000 marcas, algo que a veces marea a los consumidores. De ahí que sea importante siempre tener en cuenta lo que se llama “relación calidad-precio”, algo clave para hacer una compra inteligente. Hoy nadie, por más adinerado que sea, se jacta de gastar millonadas en cosas que no lo valen. La satisfacción de una compra va más allá; está relacionada con “el buen negocio” que uno hizo –o siente haber hecho– con la elección.

Pero ¿qué es un vino con buena relación precio-calidad? Lisa y llanamente, un vino que da más de lo que pide, que por su precio ostenta un nivel –enológico– tal que puede compararse con otro de mayor precio. Es, en definitiva, lo contrario de cuando se compra un blanco o tinto de precio superior al que se acostumbra y, luego de probarlo, la percepción indica que su calidad no es mayor.
Por último, vale destacar que los “best values” (concepto de moda si los hay) no se ubican en una franja de precio determinada. Hay vinos que para $25 son excelentes, y otros que lo son a un precio de $70. Pero, además, muchas veces uno queda más satisfecho quizá con un ejemplar más económico ya que se desempeñó de mejor manera que uno más caro en su contexto.
En fin, aquí algunas etiquetas para tener en cuenta a la hora elegir un vino de buena relación calidad-precio.

Etchart Privado Torrontés (Bodega Etchart, Salta, $14). Un genuino blanco salteño que se produce en gran volumen y que se consigue en cualquier sitio. Fresco, de aromas sueltos y tropicales, y muy fácil de beber. Ideal para disfrutar una copita antes de la cena, de aperitivo. No se le puede pedir más por su precio.

Rincón Famoso Tinto 2006 (Bodega López, Mendoza, $27). Los amantes de los vinos tradicionales locales tocarán el cielo con las manos con este tinto elaborado a base de Sangiovese (con Merlot y Malbec), criado toneles de madera antigua, a la vieja usanza. Aromas a frutos secos y una delicadeza difícil de replicar. Un tinto terso, amistoso y muy argentino en su estilo. Ideal para la mesa diaria.

Amalaya Tinto 2010 (Bodega Amalaya, Salta, $58). Blend dueño de un equilibrio poético. Primero, muy fáciles y agradables sus aromas que denotan que ahí está el sol salteño; son maduros, algo especiados y convocantes, bien del terroir calchaquí. En el paladar, su textura es sedosa aunque con enjundia. Un vino sin aristas, de inmejorable acidez. Ni lo dude, es un vinazo.

Reserva Del Fin del Mundo Pinot Noir 2010 (Bodega Del Fin del Mundo, Neuquén, $59). Gran trabajo del enólogo Marcelo Miras en San Patricio del Chañar, que elabora este ejemplar algo alocado, nada exuberante, algo vegetal y con un detalle que toca el corazón; alcohol moderado: qué emoción beber un 13,5º. Pasa por el paladar con tensión pero es fresco, austero, mineral y elegante. Compre sin dudas y bébalo ahora o guárdelo sin problemas dos años más. Va a ganar con la estiba.

Carrascal Tinto 2007 (Cavas de Weinert, Mendoza, $32). Un vino de neto perfil tradicional que pasa dos años criándose en toneles de roble antiguo para ir creciendo y domándose. Un tinto que hoy en la copa suelta aromas mustios a cuero, especiados y algo indefinidos (brett) que lo hacen muy atractivo. Llama la atención en boca su fuerza que deviene bebible gracias a su acidez refrescante. Un vino rico, vertical, casi austero y adorable.

Artículos relacionados

1 Comment

  1. Batman enero 6 2012 at 10:40 AM

    Totalmente en desacuerdo. En pocos países se bebe tan mal y caro como en Argentina. Sin importaciones que compitan con las bodegas locales, terminamos pagando cualquier vino argentino decente entre el doble y el cuádruple que en mercados competitivos como el norteamericano (el dumping es una práctica habitual de muchas bodegas nacionales).
    Un cero para Benedetti

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
tel. 011.4574.3292
cel. 011.5460.2722
Hangouts daniellopezroca@gmail.com

Concurso

Concurso VinoSub30

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton

VinoSub30 Hackaton