Neuquén, Rio Negro: se adelantó la vendimia en la zona

27/01/09
Fuente: La Mañana de Neuquén

Los principales productores de Neuquén y Río Negro ya iniciaron la recolección de las primeras variedades de uvas. Las condiciones climáticas han impactado en el cultivo provocando un avanzado estado de madurez. A partir de ayer, las principales empresas vitivinícolas de la zona de San Patricio del Chañar comenzaron con la vendimia 2009, y la recolección esta centrada en las primeras variedades de uva, como es Chardonnay y Pinot Noir, las que son destinadas a la elaboración de espumantes …

De esa manera, la cosecha muestra un adelantamiento de entre 10 y 15 días frente a otras temporadas, producto –en gran medida- de las condiciones climáticas que han caracterizado a la pasada primavera y al actual verano.
De acuerdo a la consulta realizada por La Mañana de Neuquén a las principales bodegas radicadas en la zona de San Patricio del Chañar, las altas temperaturas aceleraron el proceso de madurez de la vid, situación que se dio también en otros cultivos regionales como es el caso de la fruta de pepita (peras y manzanas) y de carozo (ciruelas, duraznos, nectarínes entre otros).
Como es habitual, el inicio de la vendimia en el polo vitivinícola neuquino se suele dar entre el 10 y 15 de febrero, y algunos días después en el Alto Valle de Río Negro.
Marcelo Miras, enólogo de Bodega del Fin del Mundo explicó que inició ayer la recolección de las uvas Chardonnay (blanca), quien además explicó el avanzado estado de madurez de la producción. Anunció que en los próximos días se continuará con Pinot Noir.
En lo que se refiere a volumen de producción, Miras agregó que se estiman alcanzar los volúmenes a las cosechas normales teniendo en cuenta que la temporada pasada se registraron mermas en Neuquén y Río Negro como consecuencia de las heladas.
Por su parte, Sergio Pomar, enólogo de Bodega NQN coincidió con Miras en el estado de maduración de las vides, y confirmó que ayer se comenzó con la recolección de las mencionadas variedades para base espumante.
A partir de la puesta en marcha de la vendimia, la actividad suele continuar con las variedades destinadas a la elaboración de vinos, por lo que el cronograma continuará con la cosecha de Sauvignon Blanc, Chardonnay (para vinos tranquilos), para seguir con las uvas tintas como el Pinot Noir, Merlot, Malbec y Cabernet Sauvignon. Generalmente, entre estos dos cepajes se suele recolectar otras variedades como el Cabernet Franc y el Sirah.
Desde Bodega Schroeder también se tenía previsto la cosecha de Chardonnay y Pinot entre ayer y hoy para la elaboración de espumantes.
La vendimia en la zona suele extenderse hasta finales del mes de abril y según se indicó, el avance en el desarrollo de la producción no afectaría las características de la uva, aunque se espera que en los próximos días se puedan normalizar los valores meteorológicos con el registro de algunas temperaturas menos elevadas.

Río Negro
Como se informó anteriormente, en el Alto Valle de Río Negro también se dio un avance en el desarrollo del cultivo, pero la recolección de las primeras variedades se dará unos días más tarde.
Florencia Ghirardelli explicó que se la cosecha de las primeras variedades podría iniciarse entre el próximo viernes y principio de la semana próxima, cuando es habitual que esta actividad se desde en la primera quincena de febrero.
De igual manera, el productor Walter Podlesch coincidió en que se espera arrancar con la vendimia sobre los primeros días de febrero, a la vez que recordó que hay esperar para ver los rendimientos que se obtendrán, teniendo en cuenta que muchos viñedos fueron afectados por las heladas en 2007.

Se espera una mayor producción

Neuquén > De acuerdo al pronóstico de vendimia que realiza el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), para la actual temporada se prevé una producción en todo el país de 28.132.274 quintales (2.832 millones de kilos), poco menos que la vendimia 2008 en todo el país.
Pero en lo que se refiere a la región –Neuquén y Río Negro-, la estimación del INV señaló para la vendimia 2009 un volumen de producción de 26.611.200 de kilos, lo que estaría arrojando un importante incremento frente a los 14.621.700 kilos cosechados en 2008.
La zona cuenta con una superficie de cultivos de vid de 1.919 hectáreas en Neuquén (concentradas en su gran mayoría en el Chañar y Añelo), mientras que Río Negro tiene más de 2.800 hectáreas bajo ese cultivo.
De acuerdo al informe de cosecha de 2008 del INV, el año pasado se produjeron aproximadamente -en Neuquén y Río Negro- 8.748.000 litros de vinos, de los cuales 5.262.840 fueron neuquinos y los 3.480.000 restantes de Río Negro.
En lo que se refiere a bodegas elaboradoras, las cifras del INV revelan que durante 2008 participaron 8 empresas neuquinas y 23 rionegrinas.
“Más del 91 por ciento de la uva de la región que ingresó a bodegas fueron blancas y tintas de alta calidad enológica prevaleciendo la variedad Malbec, Merlot, Pinot Negro, Cabernet Sauvignon y Chardonnay entre otras”, señala el mencionado informe de cosecha del INV.

El clima

Neuquén> El período comprendido entre fines de 2008 e inicio de 2009 fue por demás atípico en lo relacionado a las condiciones climáticas, y es el más caluroso en los últimos 19 años.
Días atrás, la Estación Experimental del INTA Alto Valle difundió un estudio denominado “Condiciones Termicas de la Temporada 2008-2009”, en el que se sintetizaron las distintas variables climáticas en relación al registro histórico.
Tal como señala el informe, “el mes de noviembre ha caracterizado a la temporada 2008-2009 como la más calurosa de los últimos 19 años. Sólo en el año 1990 se dieron condiciones semejantes con respecto a las temperaturas máximas, pero la temperatura mínima conservó valores próximos a los normales”.
Como es sabido, esa situación repercutió en forma directa sobre las distintas producciones de la zona, a tal punto que ha generado un avance en la madurez de gran parte de los cultivos en general.
Ese avance del estado óptimo de madurez, que obliga a un adelantamiento en las fechas (históricas) de cosecha quedó recientemente a la vista con lo que sucedió con las variedades de peras y de manzanas, y ahora con la vid.
Como señala el estudio “el ascenso de las temperaturas mínimas y de las máximas da como resultado valores de amplitud térmica muy similares a los referentes históricos, sin embargo hay que tener en cuenta la menor frecuencia de noches frescas”.
Conviene recordar que una de las tantas características agro-climáticas de la zona es en efecto, la amplitud térmica (la diferencia entre las temperaturas mínimas y máximas), y que incide de manera directa –y favorable- en el desarrollo y calidad de los productos.

COMMENTS