Noa Wine Travel – Parte 3

21/02/13
Fuente: Entre la Letra y el Vino | Leandro Carrizo.
Llegamos a un nuevo capitulo del viaje, antes de empezar la visita a una nueva bodega tuvimos una charla bastante amena con Luis Asmet, uno de los enólogos mas antiguos de Cafayate, nos contó un poco sobre toda la evolución que tuvo el valle y a partir de esto como crecieron los vinos, probamos los vinos que realiza en Bodega el Transito y en algún restaurante los de Finca Humanao que se encuentra cerca de Colomé pero que por cuestiones meteorológicas no pudimos visitar, también nos hablo sobre su trabajo anterior en el Porvenir de los Andes, bodega que visitaríamos al día siguiente y que ahora tiene al frente a Mariano Quiroga Adamo, un enólogo de apenas 31 años que trasmite sus inquietudes y franqueza a los vinos de la bodega.
 Unas semanas antes de llegar a Cafayate nuestra visita al Porvenir ya estaba arreglada. La bodega se encontraba a una cuadra de nuestro hotel así que decidimos ir caminando, Mariano quien nos recibiría se encontraba un poco ocupado, algo esperado para estas fechas de vendimia pero no paso mucho tiempo desde nuestro arribo al momento en que se presento, ahí empezó la experiencia “Porvenir”.
 Como es habitual, la visita comenzó conociendo las instalaciones de la bodega, al igual que en Lavaque vimos un vino que llevaba pocos días fermentando, un Torrontés en una etapa deliciosa, al ver nuestro entusiasmo Mariano nos ofreció un poco de Chardonnay en la misma etapa, nuestra sorpresa fueron los aromas extremadamente tropicales que presenta la uva en su etapa inicial, si bien cuando es vino se pueden apreciar melón y ananá, la banana que resaltaba aquí queda bastante relegada o imperceptible, no seguiremos hablando de este jugo porque seguramente están esperando por los vinos ya terminados, así que luego de una clase rápida de enología fuimos a degustar las creaciones en su etapa final.
 
 Como estamos en el norte el no empezar con un torrontés seria casi de mala educación, así que para no faltar el respeto a los valles el primer vino fue un Laborum Single Vineyard Torrontés 2012 de Finca el Retiro, uno de los mejores torrontés del viaje, un vino muy floral, algunas notas cítricas y azahar, con una acidez que le hace un frente impecable al calor del norte, el vino para empezar la tarde, o la media mañana y claro esta, como buen torrontés las empanadas van de la mano con el.
 
 El segundo vino que probamos fue una Chardonnay de la misma línea pero de la finca “Alto los Cuises”. Este vino tal vez no sea para cualquier paladar pero definitivamente lo es para el mío. Primero, buena fruta, ananá maduro, durazno y melón, la banana aquellas que les nombre al principio no la percibo, pero sí aparece un nota ahumada que es la que me termina de comprar con este vino, al menos en nariz, se suma un poco de manteca, chocolate blanco y miel. En boca es extremadamente untuoso, casi pareciera que no te toca la lengua, una acidez correcta y el alcohol muy bien equilibrado, entiendo que no a todos le gustan los vinos así, pero a mi me encantan, es lo bueno de esto, hay para todos los gustos.
 
Como en blancos llegamos a su máxima expresión vamos a los tintos, comenzamos con la línea Amauta, en este caso el Corte III llamado reflexión, un corte entre Malbec y Cabernet del Sauvignon 2011. Un rojo muy intenso y con reflejos violáceos, resalta el Malbec con sus frutas maduras y la ciruela tan característica, el Cabernet Sauvignon aparece para aportar un poco de complejidad y equilibrio, para los que no gustan mucho del pimiento pueden quedarse tranquilos con este vino, sus aromas van por el lado del regaliz y la fruta, además se suma al abanico algunas notas especiadas y una extremadamente sutil madera, en boca es amable y fácil de beber, taninos suaves y todo en completo equilibrio, un vino para quedar bien con el mundo.
Después de esto pasamos nuevamente a la línea Laborum, otro Single Vineyard pero Malbec 2011 de Finca Río Seco, uno de los vinos que resalta en el exterior después de los 92 puntos que le otorgo la revista The Wine Advocate, en esta ocasión le daré mi visto bueno a Parker, el vino lo merece, mas complejidad que el anterior y tiene una sola cepa para aportar aromas, en boca bastante equilibrado, buena acidez y buenos taninos, un vino que si bien se lo puede beber ya, puede ser guardado unos cuantos años para que siga evolucionando.
Seguimos con el Tannat 2011, una uva que se esta asentando cada vez mas en el norte Argentino, nos gusto tanto que antes de volver trajimos algunas botellitas, espero que nuestros vecinos Uruguayos no se sientan amenazado con su cepa emblema pero acá están descubriendo un nuevo mundo. Por lo general uno asocia el Tannat a los taninos y con alguna razón, es una de las variedades que mas aporte de los mismo lleva, pero este Laborum de Finca el Retiro es muy amable para beber, buena acidez, algo poco común en estos vinos y buena fruta, un vino complejo que nos encanto. Les diría que es el mejor Tannat que probé si no fuera porque Mariano nos convido una primicia, la añada 2012 de la misma línea que esta INCREIBLE, creo que todos nos miramos y pensamos como hacer para llevarnos una o dos barricas. ¡Felicidades al enólogo!
 
Cuando estábamos prontos a probar otra joyita de la bodega nos avisaban que la comida estaba lista, así que nos dirigimos a una de las fincas donde el Porvenir tiene una gran plantación de uvas para sus vinos, ahí nos convidaron con, tal vez las mejores empanadas de Cafayate, Carmen era la señora que las cocinaba y parecía que estaban pensadas para acompañarlas con el torrontes de finca el retiro. Continuamos una charla muy interesante y llego la humita y luego el postre, de fondo se armaban interesantes debates y Mariano nos enseñaba algunas cositas más sobre los vinos.
La charla estaba muy entretenida así que nuestro gran anfitrión nos invito a descansar un poco de los vinos y beber unas cervezas en el Restaurante de “La estancia de Cafayate – Wine&golf”, un lugar soñado en verdad, caballos, canchas de golf, tenis, squash, gimnasio, sauna, bueno, todo lo necesario para descansar, como resonaba esa tarde, acá se ve la otra parte de cafayate. El enólogo debía seguir con sus tareas así que decidimos dejarlo libre, no sin antes fijar una cita para la cena.
 
A la noche decidimos cenar en Terruño, uno de los restaurantes ubicado frente a la plaza que se presenta con la idea de gastronomía gourmet y la verdad que se distingue del resto por esto, buena atención y precios ubicados ponen un plus a la comida que es deliciosa. Ya estábamos todos en la mesa y pedimos un Cafayate Reserve Torrontés 2012 para acompañar una picada de quesos y fiambres de llama, Mariano contribuyo con el Malbec de Río Seco que nos había gustado tanto a la tarde  para acompañar los platos principales y con una Joya desaparecida, El Porvenir 2006 para la sobre mesa, un vino muy difícil de conseguir de la época en que los vinos estaban a cargo de Luis Asmet, el vino estaba muy bueno, tal vez si lo probábamos un año antes hubiera sido mejor, todos coincidimos en que ya había empezado la curva de descenso en su vida, pero aun así esta bastante bien. Se nota la diferencia de estilos de los vinos anteriores con los actuales de la bodega, acá entendemos que el terroir incluye también al enólogo y no solo al clima y a la tierra.
 Intente resumir lo máximo posible nuestra experiencia “El Porvenir”, la verdad que de las mejores del viaje. ¿Con que vinos me quedo si tuviera un limite para traer? El Chardonnay de Alto los Cuises en blancos, el Tannat 2012 si es que estuviera a la venta y como ya lo compre al Tannat 2011 me compraría el Malbec 2011 de Río Seco. Gracias nuevamente Mariano por tu atención y por los grandes vinos que probamos. Felicidades a la bodega por apostar a vinos de calidad y no de cantidad.

 

 

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
cel. 011.5460.2722

Concurso

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton