Palabras vacías

21/05/13
Fuente: Vinorama Chile | Patricio Tapia.

GR[1]No es la primera vez que lo escucho o que me lo preguntan colegas del rubro periodístico: ¿qué pasa con esos nombres que le ponen por allí a sus vinos? ¿Qué es eso de Gran Reserva o de Reserva Especial o de Single Vineyard si el viñedo en cuestión tiene trescientas hectáreas?

Hay muchas cosas que hacer por estos lados en lo que al vino se refiere. Muchas de ellas relacionadas con el viñedo o con la enología, pero también –y quizás las más importantes- están conectadas con enganchar con el consumidor, sin mentirle, sin confundirlo, sin apropiarse de términos rimbombante, por ejemplo, que hagan parecer al vino más de lo que en realidad es.

Es hora, creo yo de sincerar las cosas. De los 1.100 vinos que probé para el Descorchados Argentina, 165 tenían la palabra Reserva o Gran Reserva (y sus derivados en francés o en inglés). No es mucho. En Chile, en cambio, de los 1.300 vinos que probé, 454 tenían esas denominaciones. Más de un tercio.

Sí, más de un tercio de palabras que no significan nada, nombres de fantasía. Y, sí, alguien me puede decir que un “reserva” es un vino superior a un “varietal” porque viene de mejores uvas y puede (ojo, “puede”) tener madera, pero la verdad es que el productor puede ponerle “super gran reserva” a un vino cuyas uvas ha comprado por dos pesos. Y nadie está en su derecho a decir ni pío.

En Rioja, la ley dice que si un vino imprime en su etiqueta la palabra “reserva” debe tener al menos un año en barricas de roble y dos años de guarda en botella antes de salir al mercado. En Chile, la misma palabra “Reserva” significa, y cito a la ley: “Mención reservada para vinos que tienen una graduación alcohólica de al menos 0,5 grado superior al mínimo legal (nota: el mínimo legal es 11,5) constituyendo un producto de características organolépticas distintivas y propias, que podrá ser objeto de tratamiento con madera.” Es decir, no dice nada.

He escuchado hablar a miembros de la industria sobre lo bueno que es esta libertad en el Nuevo Mundo; aquí podemos hacer prácticamente lo que queramos; plantar lo que queramos, vinificar esas uvas cómo queramos, vender ese vino cuando queramos y, también, llamarlo como queramos. El punto es que esas palabras tienen un significado establecido en el exterior, un significado al que Italia y España le atribuyen un sentido muy especial. Y entonces, yo como consumidor estoy en todo mi derecho a pedir explicaciones y también a sentirme confundido. “Así es que en España Reserva significa esto y en Chile no significa nada?”

Por otro lado, no tengo nada contra los nombres de fantasía, siempre y cuando no llamen a confundir. Single Vineyard, por ejemplo. Es una bonita idea, no? 69 de los 1.300 vinos que probé en el Descorchados llevan ese nombre en Chile. En Argentina, son 27. Sin embargo, el punto es que uno conecta un vino de viñedo con un viñedo más bien pequeño, uniforme en su suelo, en su topografía y no en grandes extensiones de viñas con muchos rincones por descubrir.

Se debe tener cuidado. Hay que tener respeto por el consumidor. No vaya a pensar que nuestros vinos no son todo lo serios que nosotros proclamamos.

Tagged with:

Artículos relacionados

3 Comments

  1. danroc mayo 21 2013 at 7:16 PM

    ARGENTINA: EL INV DEFINIO LA UTILIZACION EN VINOS DE LAS EXPRESIONES RESERVA Y GRAN RESERVA
    * Fijó los requerimientos para su uso

    El Instituto Nacional de Vitivinicultura de Argentina, a través de la Resolución C 22 del 19 noviembre de 2008, autorizó la mención de las expresiones Reserva y Gran Reserva en vinos. Son optativas y complementarias de características diferenciales

    Relevamientos llevados a cabo por el Organismo, han determinado que es elevado el número de empresas que buscan diferenciar sus vinos para lo cual, los industriales presentan para aprobación, marbetes identificatorios en lo que la denominación legal del producto (Vino) es complementada con alguna expresión tradicional y en virtud de ello el INV consideró que resulta necesario definir algunos términos de uso frecuente en las etiquetas de vinos con el objeto de suministrar información clara al consumidor.

    La norma dictada por el Instituto tiene también como objetivo adecuar el uso de estas expresiones tradicionales al tipo de vino que definen en la Unión Europea y para ello establece que el término RESERVA sólo podrá emplearse en etiquetas de vinos elaborados a partir de una lista fijada por el organismo (por ejemplo Malbec, Cabernet Sauvignon, Chardonnay, etc.) o por el corte de dichas variedades que estén en condiciones para la elaboración de vinos de calidad. La cantidad de uva requerida para la elaboración de cada 100 litros de vino deberá ser de por lo menos 135 Kg. de uva. Los vinos Reserva Tintos tendrán una crianza durante un período mínimo de 12 meses a partir de que encuentren enológicamente estables, en tanto para los Blancos y Rosados ese lapso no podrá ser inferior a los seis meses.

    En el caso de los GRAN RESERVA además de los requisitos exigidos para la materia prima en la mención RESERVA, para la elaboración deberá emplearse una relación de 140 Kg. de uva cada 100 litros de vino y los Gran Reserva Tintos deberán tener una crianza de 24 meses como mínimo y en el caso de Blancos y Rosados el tiempo mínimo de crianza no podrá ser inferior a 12 meses.

    La Resolución C 22/08, cuyo texto puede leerse en http://www.inv.gov.ar/resoluciones/2008/ResolucionNC22-08.pdf, entrará en vigencia a partir de la liberación al consumo de los vinos cosecha 2009

    Variedades autorizadas para la elaboración de vinos Reserva y Gran Reserva

    En variedades tintas se autoriza la utilización de: Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon, Cabernet Fran, Carmenere, Syrah, Pinot Negro, Petit Verdot, Pinot Meunier, Tannat, Lambrusco Maestri, Barbera, Sangiovese, Bonarda, Tempranillo y Carignan. En las variedades rosadas: Gerwrztraminer, Pinot Gris, Canarí y en las blancas: Chardonnay, Chenin, Torrontés, Verdillo, Sauvignon, Semillón, Sauvignonasse, Riesling, Viognier, Moscato Bianco, Pinot Blanco, Prosecco y Petit Manseng.

    El INV informó que a solicitud de los interesados, se podrá agregar o eliminar variedades del listado, previo estudio sobre la aptitud para la elaboración de ese tipo de vinos. A tal fin, las bodegas deberán presentar los antecedentes correspondientes.

  2. Patricio Tapia mayo 21 2013 at 7:48 PM

    Gracias por el dato, Daniel. Debe ser por eso que el uso de esas palabras es tan bajo en Argentina, al menos en comparación con Chile. Lo de “crianza” no queda claro, pero ya la relación kilos-litros es al menos algo.

    • danroc mayo 21 2013 at 7:54 PM

      Hola Pato,
      De todos modos se utilizó estos términos de manera salvaje por mucho tiempo lo que hizo que el INV ponga en claro su significado con esta normativa.
      Crianza implica la reserva en bodega de la partida, no incluye el uso obligatorio de madera.
      Un abrazo
      Daniel

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

MAPA

Oficina

ArgentineWines.Com
Mariano Acha 2771 1430 CABA Argentina
Horario Lunes a Viernes: 10:00–17:00 hs (Hora argentina -3 GMT)

+54 911 54602722

VinoSub30

Enjoy Malbec

enjoymalbec

WineHackaton