Para vender vino a Brasil habrá que pagar una nueva estampilla

28/04/10
Fuente: Diario Los Andes | Miguel Ángel Flores | Foto: Los Andes.

expovinis

El Gobierno la exigirá desde 2011 a todas las bebidas alcohólicas. Valdrá R$ 0,23 por botella. Las bodegas argentinas que exportan (o aspiran a hacerlo) a Brasil tendrán que ajustar sus números debido a la decisión del Gobierno federal de imponer una nueva estampilla fiscal a bebidas alcohólicas que incrementaría desde 2011 en 0,23 reales el precio por botella. Las autoridades fundamentan la medida en la necesidad de controlar el creciente tráfico ilegal de alcohol. Lo cierto es que se suma al impuesto general que ya rige por estas tierras, estimado en 0,57 reales por litro de vino. Ayer había una preocupación incipiente entre los representantes de las bodegas presentes en la Expovinis. Para varias de las 16 reunidas por Promendoza (otras 21 son representadas por Wines of Argentina) es la primera vez en la muestra, y si bien su objetivo es lograr entrar en el megamercado de San Pablo o proyectarse a otros Estados, analizan cómo enfrentarán este nuevo costo el año próximo.

Para la bodega maipucina Andes Grapes, es la cuarta vez en la feria vitivinícola más grande de Brasil, donde logró hacerle lugar a sus líneas varietales y Premium que comercializa entre U$S 2,75 y U$S 4,90.

«La meta es encontrar un distribuidor estable y confiable. Este es un mercado sensible al precio; incluso el año pasado nos pedían rebajas de hasta U$S 0,40 por botella. Pero con esta novedad tendremos que ver cómo lo resolveremos», asegura Alan Karzovnik desde el stand que ocupa en el complejo de 105 m2 instalado por Promendoza en el corazón de la exposición.

A sabiendas de eso, nadie quiere pensar por el momento en trasladar el nuevo gravamen al precio. Las autoridades proveerían las estampillas fiscales a importadores, y un costo extra será en mano de obra para la colocación manual y otros trámites. Aún falta el decreto reglamentario de la medida, y por ahora la duda es si se haría cargo el exportador, el importador, o ambos.

La última es la opción más viable para Martín Tamburelli, responsable de exportaciones de bodega Orfila, que para 2010 dispuso exportar sus primeros mil hectolitros en cajas de 12 (U$S 25 FOB) . «Ya el tema de las licencias son una traba. Esto es realmente preocupante, aunque nuestra vocación es charlarlo con el importador a partir del win-win (ganar/ganar o 50/50)».

Marcelo Burgos, de la sanrafaelina Finca Martha, da una visión más optimista: «Se tiene que sobrellevar, como todo. Si pudimos con los 36 días en el otorgamiento de licencias de importación, porqué no con esto», dice quien exporta vinos a R$ 15 por botella.

COMMENTS