Pequeñas bodegas grandes anhelos

11/11/12
Fuente: Diario Los Andes | Tania Abraham.

Hinojosa Los AndesLa cuarta generación de tradicionales bodegueros de Tunuyán y Tupungato ha formado un consorcio y se le anima al turismo.

“Y decían que solo a un loco se le podía ocurrir sembrar en este pedregal.” La frase corresponde a Don Silvestre Hinojosa, seguramente, cuando veía los viñedos familiares, de pie, vitales, como desafiando las leyes de la lógica en los terrenos de Tunuyán y Tupungato. Foto: Sala de Degustación de Bodega Hinojosa.

Hoy la toman como propia algunos de sus descendientes y los de su hermano. Resulta que los Hinojosa siguen desafiando en materia vitivinícola por ello, parte de la 3° y 4° generación se unió para formar un consorcio de bodegas al que llaman Vástagos de Uco. Así Hinojosa, La Azul, Doña Elvira, Ghestin Wines y Estrella Azul unen fuerzas en lo comercial para posicionarse a nivel nacional e internacional. Se trata de pequeñas bodegas con producciones entre 25 mil y 50 mil litros, que quieren mostrar orgullosas su quehacer.

Precisamente, por estos días tres de ellas abren al turismo y esto es lo que nos convoca.

La pasión guía Bodega La Azul, en Agua Amarga, Tupungato, resulta entrañable. Quizá sea por ese aire descontracturado que rige en los anfitriones, quienes no tardan en aclarar que este es su hogar, al que presentan como acogedor y sencillo.

El primer paso entonces, mientras se embeben de las mágicas postales del Valle de Uco, es recorrer los viñedos algunos con más de 50 años de producción, y descubrir los cuidados en torno a las plantas con las que se producen sólo 50 mil botellas al año.

Exequiel uno de los propietarios y Jaime, que es el chef del resto y técnico enólogo, son quienes conducen a los visitantes por la historia familiar y la de la empresa que se apuran en señalar que es la “única mendocina en esa zona”. Mientras se repasan métodos de vinificación se degusta un Malbec, un Cabernet, un Reserva con el plus de probar el Gran Reserva directo de la barrica. Pero aún queda más de aromas, sabores y texturas para paladear.

A metros, el restó de La Azul espera con una simpática galería de rodrigones que permite comer allí, acariciados por la brisa y la naturaleza.

Con un año recién cumplido, el local ofrece una cocina auténticamente mendocina basada en horno de barro y parrilla. El menú consta de 5 pasos, que se modifican cada semana, para no aburrirse. A modo de ejemplo, entre las entradas podrá encontrar crocantes de zucchini con queso blanco, nueces tomates secos, crema y frutillas; brusqueta de cerdo braseado al horno de barro, con mostaza dijon y rúcula o las tradicionales empanadas al horno de barro.

Para el principal lomo, bondiola o entraña a la parrilla, con exquisitas ensaladas o canelones de hongos. Las opciones con frutas y el cremón de limón, lideran los postres. Sin embargo como por acá todo es relajado, no hay obligación de tomar todos los pasos ($ 150) hay quienes prefieren principal y postre ($ 130) u otra alternativa, y en la cocina siempre le dan el gusto.

Si los visita, dele una miradita a la pequeña huerta de la que cosechan los vegetales con los que preparan los platos y pídale a Exequiel que agarre la guitarra y cante algo. “La Azul es una empresa familiar, yo estoy todos los días, por momentos soy dueño, en otros gerente, más tarde guía de turismo y a las 12 me transformo en mozo junto a mi esposa Laureana. Si da el tiempo y la gente está con ganas sacamos la guitarra y hacemos algo de folklore”.

Es que este empresario multifacético que también es veterinario, tiene su grupo de folclore, Crepúsculo Sachero, que ya anda por los festivales de Mendoza y el país llevando su música. “Somos todos amigos (el Overo, el Picudo, el Pichi, el Emi, el Coco -cuenta Ezequiel-, ninguno vive de la música sólo lo hacemos por pasión, por eso le dedicamos muchas horas de ensayo”. Ahora están grabando su primer disco y ya tienen algunos videos en You Tube.

Información: Bodega y Restó La Azul: menú de 5 pasos $ 150 con bebida sin alcohol. Vinos: Cabernet y Malbec $ 40; Reserva $ 80; $ 150 Gran reserva. De martes a domingos a partir de las 12. Degustaciones a partir de las 9:30, $ 40 por persona. Reservas: 02622-15675788; 02622-422108; Ruta Provincial número 89 Tupungato, a 7 km al norte de Salentein.

Tradición e innovación

Desde el centro de Tunuyán la tradicional Bodega Hinojosa introduce en la historia de la vitivinicultura local y familiar de la mano de Débora quien relata los comienzos, allá por 1940.

Por aquellos días Don Silvestre Hinojosa junto a su hermano Francisco, dan sus primeros pasos en la actividad vitivinícola, en el distrito de Vista Flores (Tunuyán) y en Agua Amarga (Tupungato) a 1.000 metros sobre el nivel del mar, convirtiéndose en pioneros en adquirir tierras en esa zona cuando nadie las consideraba aptas para el cultivo de la vid. Desde la producción de vino a granel hasta la incorporación de tecnología de punta para la vinificación, pasaron décadas y hoy la tercera generación de la familia muestra orgullosa su recorrido al turismo.

En la remodelada bodega -que conserva los cimientos originales- y en la novísima sala de degustación, los visitantes descubren las características de los distintos varietales y luego los maridan con quesos y frutos secos o chocolate, para incentivar las papilas gustativas y la imaginación.

Más información. San Martín 1942, Tunuyán. Teléfono 02622 422335. Móvil: 0261 154537886 Degustaciones con reserva previa de lunes a domingos 9 a 18. Visita con degustación de 3 vinos, $ 35. Visita con degustación de vinos y maridaje de quesos $ 50; visita con degustación de vinos y chocolate $ 50.

Seguir el camino de los abuelos

En Doña Elvira dicen que buscan equilibrar la trilogía suelo, clima y hombre para expresar en sus vinos el carácter del Valle de Uco. Y en el camino revalorizan la historia “trabajamos la viña con la pasión y el orgullo que nos inculcaron nuestros abuelos” señala Ana Battaglia Hinojosa quien además se muestra feliz por el consorcio de bodegas que recientemente formaron con alguno de sus parientes y que presentaron en La Rural en una feria de vinos.

La visita está dominada por el impactante paisaje de la montaña detrás de los viñedos, y en ese marco se conocen no sólo los métodos de elaboración, que también persiguen un balance entre la tecnología de última generación y las prácticas artesanales que aún perviven, sino también las cualidades del terruño.

A 1.100 metros sobre el nivel del mar, en Vista Flores a 80 km de la ciudad de Mendoza, con vides de más de 90 años de antigüedad y otras muy niñas, la bodega –que nació en 2004- busca un bajo rendimiento por quintales para asegurar la materia prima de alta calidad para sus vinos Premium que se degustan en sus líneas clásicas y reserva, al final del recorrido.
Vale la pena llegar a este pequeño establecimiento atravesando los caminos del Uco, para probar alguno de sus tesoros..

Más información: Bodega y Viñedos Doña Elvira. Barandica s/n Vista Flores, Tunuyán. Visitas sólo con reserva previa. ventas@bodegadonaelvira.com.

Tagged with:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
cel. 011.5460.2722

Concurso

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton