Primera elaboración: tras el honor perdido del Moscatel

08/03/12
Fuente: Diario El Zonda.

moscatelSan Juan.- La Cooperativa del Moscatel Sanjuanino estima producir unas 90 mil botellas de varietal que en principio pondrán en el mercado nacional. La idea es revalorizar esta uva y desde Turismo se tomó esta bandera para hablar de las cosas tradicionales. Recuperar el Moscatel nace como un objetivo de un programa del COCAP. Camiones con esta vid en los lagares son los primeros resultados. La Cooperativa del Moscatel Sanjuanino planea elaborar para esta vendimia unos 200.000 kilogramos de esta vid y con ello obtener unos 90.000 litros de vinos blancos y cosecha tardía que serán un deleite para los que saben del buen beber. Ojo, no se trata de un trasnoche de cuatro o cinco que quieren revitalizar un muerto que no da para más. Lo que pretenden estos hombres, con muy buen tino es conseguir una revalozación de este tipo de vid que otrora en San Juan tenía una gran importancia.

Hoy los que tomaron el toro por las astas son 15 productores que entre nostálgicos y viendo una buena opción comercial desarrollaron un proyecto que es el del Moscatel Sanjuanino. “Los que estamos inscriptos ante personería jurídica somos unos 15 productores, pero cuando terminen de salir los papeles estamos listos para incorporar unos 20 productores más”, sostuvo Miguel Angel Espín, titular de la Cooperativa. De todos modos, de acuerdo a lo que explicó el coordinador de la Usina Vitivinícola del COCAP (Cohesión social a través del fortalecimiento del las Cadenas Productivas), Antonio Olivares, “son 38 los productores que están aportando uvas para estos vinos. Ellos proceden de seis departamentos: Ullum, Zonda, Angaco, San Martín, Caucete y Pocito”.
El proyecto se canalizó por medio del Ministerio de la Producción y Desarrollo Económico, con el aporte del COCAP por el cual lo primero que se hizo fue un relevamiento y un estado de situación de los cultivos con este varietal.
“La realidad es que son parrales viejos con mas de 25 años, en el 97 por ciento de los casos y de poco rendimiento que se habían dejado de lado por distintas razones”, dijo Antonio Olivares.
Si se toma el total de la superficie cultivada en la provincia es de 2.400 hectáreas.
El objetivo cooperativo es la producción de unos 20 mil litros de Moscatel joven, seco, que es el que se está elaborando en este momento y unas 70 mil botellas de cosecha tardía.
Estos últimos son vinos dulces que se producen, como su nombre lo indica, dejando la uva más tiempo del necesario en la planta para que se comience a deshidratar y de esa forma se concentre su azúcar.
El nuevo impulso que se le está dando a este varietal lleva a que los productores se animen y vuelvan a optar por el Moscatel como una alternativa. Son pocos pero los nuevos cultivos van trepando rápidamente buscando el alambre de los parrales.
Los productores se sienten muy motivados cuando hablan de sus proyectos. Diario El Zonda se reunió con un pequeño grupo de ellos en la bodega Goransky situada en el interior del pueblo de Las Tapias en Albardón. “Una de las cosas que nos ayudó mucho es que el Instituto Nacional de Vitivinicultura recategorizó al Moscatel de “B” -uva multipropósito- a “A”, dentro de los varietales de vides de la Argentina.

Historia para la
elaboración
Los primeros seis camiones de la Cooperativa del Moscatel Sanjuanino comenzaron a llegar temprano en la mañana a la coqueta bodega que tienen los Goransky en un paraje como Las Tapias, que sin ser olvidado o desconocido, a los ojos del que aprecia el lugar se obnubila por los colores y los contrastes entre la producción y los cerros.
Así es que era el mediodía de ayer, el calor se hacía cada vez más fuerte y el penúltimo camión llegó al lagar. Un viejo Chevrolet 600, entró rugiendo por la fuerza del peso. En su interior, el contenido de lo esperado, racimos de color verde claro y un aroma suavecito a frutas, sin dudas el degustador de un buen vino hubiera aseverado que vainillas, bananas y pasto fresco flotaban en el aire.
De lejos, miramos la bodega y vemos que no es un gran establecimiento, pero se puede ver que está bien dotado de tecnología. Son dos los edificios, el primero contiene toda la maquinaria de molienda y elaboración y el segundo, una sala donde descansan grandes tanques en los que reposan los vinos.
Gabriel Goransky, integrante de la bodega, cuenta que “tenemos un equipo de frío que aporta para la correcta elaboración de los vinos”.
La realidad es que el lugar invita a hablar de vinos y el joven mientras toma un copa de cristal grande, camina hacia uno de los tanques, abre la llave y saca un poco de lo que todavía se está elaborando. La copa pasa de mano en mano tal cual un mate y con ello los comentarios de lo que será este vino.
El joven Goransky detalla un poco más sobre el lugar. La sala da para combinar música y vino. Arte y musas que vuelan con Dionisio.
“La idea es que cuando se largue el Mozarteum, podamos hacer una función acá”, explica.
Lo cierto es que esta bodega, que en la actualidad se está preparando para volver a la Ruta del Vino, tiene un peso histórico propio. Se encuentra en el camino que hizo el Comandante Cabot y su Columna Libertadora.
Por las cercanías, esta Columna que pasó los Andes para libertar a la Patria llevó más de 500 soldados y 1.500 animales.
Esto le da un perfil turístico de importancia, que sin querer puede llevar a la comercialización de estos vinos. Espín cuenta que “desde Turismo nos han dado mucha difusión a nuestra iniciativa”.
Pero la realidad es que gran parte del volumen está comprometido con el mercado nacional y también se abren las puertas de Estados Unidos.
Con este panorama, los cooperativistas tienen los ojos puestos en el futuro y saben que su apuesta es concreta y que este varietal que produce un vino como el oro, en el corto plazo les permitirá decir salud.

COMMENTS