Propiedades Salta Emprendimientos con mira al norte

18/07/09
Fuente: Revista Fortuna | Claudio Corsalini

fortunaDe la mano el turismo y de la industria vitivinícola, la provincia se convirtió en un poderoso imán para la inversiones inmobiliarias. La visión de los desarrolladores extranjeros en las mejores tierras. A pesar de la seguridad que implica para los inversores en real estate levantar emprendimientos en regiones del país consolidadas como verdaderos polos de development, tal el caso de Rosario, Córdoba, Mendoza, la Patagonia (tanto en la zona atlántica o andina) en el interior del país también existen otras regiones donde los desarrolladores inmobiliarios también “ponen sus fichas”. Tal es el caso de Salta, una de las principales provincias del noroeste argentino, donde la actividad vitivinícola y el turismo, además de “mover” la economía local, allanaron el camino para que estos inversores, ya sean locales o extranjeros, pongan su proa hacia aquel destino y encuentren su norte en los negocios.
En los últimos tiempos y atado precisamente a estas “variables”, tanto la ciudad capital como el interior de la provincia norteña acapararon la atención de estos empresarios provocando un boom de obras destinadas a los segmentos medios y premium, como así también en el desarrollo de importantes complejos residenciales en las zonas suburbanas.
Según estimaciones de la Cámara Inmobiliaria de Salta, actualmente se encuentran en plena etapa de construcción o a punto de ser entregados unos 100 edificios que se traducen en aproximadamente en 300.000 m2.
Si bien la industria no escapa a los vaivenes del mercado inmobiliario, la posibilidad de invertir en tierras salteñas sigue posicionada como una buena alternativa de negocio, atento a la demanda de propiedades de alta gama como así también de proyectos hoteleros de nivel internacional.
En lo que respecta a los barrios cerrados, el “parque inmobiliario” cuenta con unos 27 emprendimientos con precios que van desde los u$s 10 a u$s 40 por m2 para superficies mínimas de 1.000 m2.
Respecto a los valores por metro cuadrado a estrenar que se manejan en Salta, los mismos oscilan entre los u$s 1.100 y
u$s 1.200 para los sectores medios, en tanto que para el segmento ABC1, los precios varían entre los
u$s 1.400 y u$s 1.700. En relación con los precios que se manejan en el “campo”, como habitualmente se denomina a las zonas del interior de la provincia, las cotizaciones varían entre los
u$s 600 y los u$s 1.500 por m2, según su ubicación y productividad, claro está.
Entre estas zonas la más solicitada, y por consiguiente una de las de mayor cotización, es la de Cafayate, donde según dicen referentes de la industria inmobiliaria se encuentran las mejores tierras para la vitivinicultura. Otras de las regiones del interior de la provincia que también concita la atención de los inversores es la de Colomé. En este caso, los valores de la tierra arrancan en los u$s 700 por metro cuadrado.
En el caso particular de Colomé y Cafayate, son tierras muy apreciadas y solicitadas por inversores extranjeros para erigir tanto emprendimientos bodegueros como aquellos relacionados con el turismo. Se trata de tierras en las que la hectárea cultivable cotiza cerca de los u$s 10.000, un valor que representa el 300% de aumento respecto a los precios que se manejaban en 2002, por caso.
MOVIDA. En este camino, tres emprendimientos inmobiliarios sirven de ejemplo de la “movida” que se está desarrollando en el norte argentino con ejes relacionados directamente con la industria vitivinícola y con el turismo.
En el primer caso se trata de La Estancia de Cafayate, un desarrollo inmobiliario de proyección internacional llevado adelante por el inversor norteamericano Doug Casey, titular de la consultora Casey Research, y el empresario local Juan Esteban Romero, hijo del ex gobernador salteño Juan Carlos Romero.
Según cuentan los responsables del proyecto se trata de un emprendimiento que demandó una inversión inicial de u$s 40 millones que está compuesto por unas 550 hectáreas parceladas en 360 lotes.
El master plan del desarrollo contempla un campo de golf de 18 hoyos, el Club House; 80 hectáreas de viñedos, la construcción de una bodega propia, un centro ecuestre, un club social con spa, centro comercial y un Kids Club.
Respecto a la comercialización de Estancias, en la primera etapa de preventas se vendieron cerca de 100 lotes con valores que arrancaban en los u$s 100.000 y llegaban hasta los u$s 795.000. En tanto que para la segunda etapa de comercialización, se lanzarán al mercado 90 lotes con valores que llegan hasta los u$s 500.000.
ALTERNATIVAS. Más allá de este tipo de inversiones puntuales, Salta también es tierra fértil para desarrollo de complejos hoteleros. Se trata de proyectos que si bien se alejan de los tradicionales emprendimientos inmobiliarios sirven de ejemplo como alternativa de inversión.
Esta última posibilidad viene de la mano de un fuerte estímulo a las inversiones por parte del gobierno provincial en los denominados rubros no residenciales.
Sobre un predio de casi 800 m2 y ubicado a dos cuadras de la plaza principal, en pleno casco histórica de la capital salteña, el Grupo Solanas construyó el último hotel de su cadena, Design Suites Salta. “Esta ciudad era uno de los puntos estratégicos del turismo que nos interesaba desarrollar. Además, encontramos un locación que satisfacía nuestras expectativas en cuanto a ubicación, accesibilidad y prestaciones”, asegura Daniel Mochón, director ejecutivo del Grupo Solanas. Para la puesta en marcha del proyecto el holding hotelero desembolsó cerca de u$s 8 millones.
El nuevo complejo se levanta sobre una de las casa más emblemáticas e históricas de Salta, el Palacio Usandivaras. “La idea era preservar y reciclar todo lo que fuera posible para albergar las funciones más emblemáticas del hotel, como por ejemplo el restó y las cuatro suites más importantes”, añade el desarrollador.
Lindero al Palacio, y formando parte de la estructura edilicia del hotel, la familia Mochón levantó un edificio de nueve pisos que convive armónicamente con la antigua casa colonial. En este inmueble se encuentran el resto de las habitaciones del complejo y la prestación de los principales servicios del hotel, como por ejemplo el spa,el fitness center, la piscina, el solarium y diferentes espacios para el relax. Además tiene un salón para eventos corporativos y business center.
El proyecto total abarca unos 4.300 m2, divididos en 51 habitaciones cuyos metrajes varían entre los 33 m2 y los 63 m2.
Otro holding extranjero que también decidió invertir en Salta es el de origen suizo, Hess Family Estates. En este caso, se trata de Estancia Colomé, un emprendimiento también orientado al turismo premium en el que para su desarrollo se invirtieron cerca de u$s 22 millones.
Además de la estancia, el proyecto incluye las instalaciones de la bodega homónima y el Museo James Turrel en Colomé, integrante de Hess Art Collection. El emprendimiento abarca en total unas 39.000 hectáreas, y cuenta con un hotel boutique de nueve habitaciones premium que fue construído al lado de la bodega más antigua de la Argentina. Un establecimiento que fue fundado en 1831, y cuyos viñedos se encuentran a más de 3.00 metros sobre el nivel del mar, o sea, los más altos del mundo. Respecto a las características del lugar, la estancia cuenta con dos master suites de 55 m2 cada una con sala de estar adicional y amplias galerías. Además, el lugar cuenta con siete junior suites de 42 m2.
Entre los amenities que ofrece el proyecto, se destacan el putting green, la piscina, el court de tenis, la sala de convencioens y el business center, entre otros.

COMMENTS