Pura tierra

04/05/14
Fuente: Mariano Braga.

Sabemos que el terruño es uno de los factores que más influye al momento de definir el estilo de un vino. Hemos hablado de él, sin temor a equivocarme, unos cuantos cientos de veces. Pero son pocas las veces que nos detenemos a pensar específicamente en uno de los ejes del terroir y el que, precisamente, más diversidad suele presentar. Por eso, aquí vamos a concentrarnos específicamente en la tierra y en la manera en la que ésta tiene la capacidad de marcar a fuego la complejidad, los niveles de alcohol y el color de un vino en nuestras copas.

Sea en medio de las tierras rojas y agrestes de Salta o en los viñedos más bien fértiles de Entre Ríos, la composición de los suelos dan, de antemano, ciertas claves para predecir el comportamiento de la vid.

Desde el equipo de enología de la bodega mendocina Dominio del Plata, nos dieron un puñado de tips para tener en cuenta:

– Los suelos más bien pobres, no muy profundos y de buen drenaje parecieran ser ideales para la obtención de vinos de calidad con rendimientos “razonables”, ya que no permiten cepas vigorosas, se logra más fácilmente la “parada” de crecimiento y se consiguen buenos niveles de azúcar y polifenoles. En cambio, suelos más bien fértiles, profundos y con gran capacidad de retención de la humedad dan, en general, rendimientos más elevados y vinos de menor calidad ya que debido al mayor vigor inducido a las cepas, la producción por planta aumenta y se produce una suerte de “retraso” de los distintos estadios fenológicos, finalizando con una maduración con menores niveles de azúcar y de polifenoles.

– La profundidad del suelo determina la mayor o menor posibilidad de colonización de las raíces como así también la cantidad de agua disponible.

– Las propiedades químicas de la tierra no tienen una influencia importante en la calidad de los vinos en tanto y en cuanto no conduzcan a vigores excesivos o a carencias nutricionales graves: la prueba está en que se obtienen buenos vinos en suelos con composición química muy diferente.

– Las propiedades químicas de la tierra no tienen una influencia importante en la calidad de los vinos en tanto y en cuanto no conduzcan a vigores excesivos o a carencias nutricionales graves: la prueba está en que se obtienen buenos vinos en suelos con composición química muy diferente.

A todo esto, Karim Mussi Saffie, Presidente de Altocedro, agrega que “a modo de generalización, y conociendo más sobre nuestros suelos del Valle de Uco que son casi en su mayoría de origen aluvional, pobres, y de textura franco arenosa, las vides tienden a ser poco vigorosas y balanceadas. Los vinos que de allí se elaboran, no tienen un carácter mineral tan marcado como los europeos y las notas frutales y florales se encuentran con mayor frecuencia.”

Tagged with:

Artículos relacionados

1 Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
cel. 011.5460.2722

Concurso

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton