¿Quién se anima a criticar?

17/05/12
Fuente: Fabián Mitidieri Blog.

critica[1]Hace unos días, «alguien» me envió la nota de Alejandro Maglione para Conexión Brando: «Una apoteosis de vino y música», acá, la leí y me surge replantear por enésima vez: Quién se anima a criticar un vino?

En la nota se mencionan a varios periodistas que fueron partícipes de esta experiencia, se comenta también lo maravilloso de combinar el vino con música, las charlas del bodeguero, el enólogo y la gran cena; allí Maglione también comenta que: las opiniones de los presentes no son críticas. Este Marketing de las bodegas es válido; lo imagino también una experiencia emocionante, armada para estimular todos los sentidos y darnos un placer inigualable a los que amamos al vino, la buena mesa y la música; pero la pregunta me sigue rondando en la capocha!!!

Lamentablemente soy un descreído de las revistas y programas del mundillo del vino, acaso ¿no necesitan publicidad de las bodegas? si ademas le llenan la panza y los sentidos a sus periodistas, ¿no se genera así falta de imparcialidad al juzgar un vino?

Como hace mucho tiempo que me harté de leer alabanzas y loas a vinos «impresentables», al menos en precio/calidad, dejé de leer este tipo de revistas, a sus periodistas y también dejé de participar en las catas «dirigidas» que arma esta gente, mas para promocionar determinados productos que para conocer y evaluar diferentes propuestas vínicas.

Esta gente tampoco se anima a emitir una opinión independiente sobre los vinos bien calificados en las revistas internacionales y diversos catálogos que andan por allí «calificando» vinos y no «cualificando» a los mismos.

Todo esto armó una inmensa melange de periodistas que no critican; que no son capaces de decir: «este vino me gusta y este otro no me gusta». Todos los vinos son buenos y mas si los calificó algún catálogo foráneo de moda. Son «mejores» si la Bodega fue asesorada por algún enólogo prestigioso que tiene contacto con las publicaciones que califican vinos.

Me ha sucedido que al visitar bodegas y probar sus vinos, me dicen que es extraño que alguno de los vinos no me guste, dado que los han probado «prestigiosos periodistas y sommeliers» y les habían parecido buenos todos sus vinos.

Entiendo que yo no soy «prestigioso» y no me interesa serlo, pero si tengo claro cual es el vino que mas me gusta.

Lo que no llego a comprender es: como a una persona le pueden agradar todos los vinos de la bodega!!!! esto al menos denotaría falta de personalidad? O falta de sapiencia sobre cual es el vino que mas le gusta a uno?

Por esto me cuesta mucho leer a estas revistas y sus periodistas, incluso hay algunos que se emocionan hasta las lágrimas al probar y describir un vino, otros hasta han leído poesías en una cata de vino y tantas otras cosas que he vivido y me enojan profundamente.

Entiendo que todo esto nos ha hecho mal a los consumidores de vinos, nos desorienta, confunde y condiciona; y por ello mismo, hace un tiempo trato de divagar algún concepto de los vinos que me gustan y los que no me gustan, para plasmarlos finalmente en el éter informático, con la subjetividad de mi paladar pero siempre de manera honesta.

Finalmente, a un escaso puñado de «locos» independientes, que no aceptamos vender nuestra opinión por ninguna «especie», solo nos queda seguir escribiendo …

COMMENTS