Reconvirtiendo hacia la calidad

06/06/11
Fuente: Diario Los Andes | Luis Fermosel.

int-390175[1]Los números aportados por el censo son claros: Mendoza eligió el camino de la calidad. En 10 años aumentaron un 88% las hectáreas de Malbec y bajaron un 30,3% las de criollas. Fue una semana para sacar cuentas y conclusiones. Porque los actores de la industria -desde los productores hasta los bodegueros- pudieron establecer fehacientemente dónde están parados, en razón de que tuvieron en sus manos los números finales de la cosecha y -esencialmente- los del censo del INV, con un dato claro en este último caso: el del salto cualitativo que ha tenido la provincia en la cantidad de hectáreas implantadas. Respecto de la cosecha, quedó plenamente ratificado el liderazgo de Mendoza en el plano nacional en razón de que produjo el 67% del total de las uvas, mientras la producción de San Juan alcanzó al 26% y el resto de las provincias un 4%. Además, Mendoza, con 698 bodegas, cubre el 80% del mercado interno y el 90% del externo y también fue Mendoza la que más mosto elaboró, 3,2 millones de hectolitros, frente a 2,7 millones de San Juan.

Otra de las cifras que dejó la cosecha fue que Mendoza elaboró 10 millones de hectolitros de vinos y 3,2 de mosto, mientras San Juan elaboró 2,6 millones de hectolitros de vinos y 2,7 de mosto, lo que determina que la producción mendocina está bastante más orientada al mercado. “En los hechos, Mendoza hizo 70 por ciento de vinos y 30 de mosto, mientras San Juan tuvo que hacer prácticamente 50 y 50 y ello porque el mosto está representando las variedades que van perdiendo consumo”, dijo un dirigente consultado quien arriesgó a señalar que “hay que tener cuidado porque el ciclo de la baja cosecha está terminando y en el país hubo un 10 por ciento más de uva”.

En lo que hace a precios, se indicó que el mercado se mantiene quieto después de la liberación y que los números rondan entre 0,95 y 1 peso para los blancos escurridos y 1,90 para los tintos con 13,10 de color. En los mostos, entre 1,05 y 1,10, pero sin demasiado movimiento.

Y otro dato interesante fue -según se afirma- que para hacer el mosto no sólo se utilizaron todas las uvas criollas y cerezas, sino también algunas blancas, con lo que los blancos escurridos de este año serán blancos de uvas blancas.

El censo

El censo del INV también dejó cifras importantes y sirvió para establecer con claridad la realidad de la cantidad de hectáreas implantadas con viñedos.

Si observamos el censo, en la actualidad Mendoza tiene 218 mil hectáreas implantadas, lo que en la práctica determina 17 mil hectáreas más que en el año 2000. Sin embargo, en ese período la industria ha perdido no menos de 3 puntos porcentuales en el consumo per cápita, lo que determina también que ha aumentado la producción y ha bajado el consumo y si las cifras no fueron más amplias fue porque creció sustancialmente el mercado externo, el que ahora está empezando a encender luces de alerta en razón de que se está amesetando y con tendencia a la baja.

“Si analizamos la situación a nivel de provincias, Mendoza entendió mejor el mensaje que San Juan”, dijo un dirigente, destacando que “nosotros diversificamos hacia la calidad y eso quedó reflejado en la composición varietal”, destacó.

Para fundamentar esa posición, destacó que las hectáreas implantadas con malbec se incrementaron en un 88 por ciento entre 2000 y 2010, mientras las uvas de menor calidad cayeron en su totalidad con un 7,1 por ciento menos en las cerezas, un 30,3 por ciento en las criollas, un 19,1 por ciento en las Pedro Giménez y un 31,6 por ciento en las moscatel.

“Lo que el censo nos ha dicho es que una gran cantidad de gente entendió el mensaje y está por el buen camino”, aseguró la fuente consultada, destacando entonces que el mercado sigue dejando señales y que”hay que escucharlas, de lo contrario habrá zonas que seguirán sufriendo el ajuste y debemos apuntar a que quienes no cambiaron ahora lo hagan y a no perder un litro más de mercado. Pero para ello también hay que cambiar, porque hasta los vinos de alta rotación, que constituyen el 80 por ciento del mercado, necesitan de mejores variedades de uvas y de un tratamiento adecuado en bodegas”.

Otros datos importantes que dejó el censo fueron que el malbec es la variedad con mayor cantidad de hectáreas implantadas, con un 14,1 por ciento del total y le sigue la cereza con el 13,5; la bonarda, con el 8,3; cabernet sauvignon con el 7,9%; syrah con el 5,9% y la Pedro Giménez con un 5,6 por ciento del total.

En el país hay implantadas 30.866 hectáreas de malbec (26.413 en Mendoza), con un 88% más que en 2000; 29.417 de cerezas (7,1% menos); 18.082 de bonarda (20,6% más); 17.175 de criolla (30,3% menos); 16.565 de cabernet sauvignon (35,8% más); 12.871de syrah (62,6% más); 12.211 de Pedro Giménez (19,1% menos); 7.733 de torrontés riojano (5,5% menos); 7.293 de moscatel (31,6% menos); 6.494 de chardonnay (un 40,4 por ciento más); 6.327 de merlot (14,8 por ciento más); 6.104 de tempranillo (40,8% más); 2.478 de chenín (31% menos); 2.287 de sauvignon blanc (un 176,7 por ciento más); 2.073 de torrontés sanjuanino (34,5% menos y 2.025 de sangiovese (con un 18,5% menos).

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
cel. 011.5460.2722

Concurso

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton