Revisionismo Histórico de la Vitivinicultura Argentina

16/06/12
Fuente: Detrás del Vino Blog | Francisco Javier Muñiz.

Década del 70 “El Auge del Consumo Interno”

En la década del 70 el consumo de vino anual per cápita en Argentina llego a tener cifras record, alcanzando casi los 90 litros por persona. Eran épocas donde el vino realmente era la bebida nacional. Las gran estrella de aquella época era el vino de mesa clásico, que algunos de nominaban Borgoña. El vino de todos los días para ser exactos. Predominaban marcas como Bianchi, Crotta, Giol, Sant Felicien, Fe.Co.Vi.Ta., San Felipe y algunas otras que muchos me ayudaran a recordar. El vino debido a su costo de producción y a falta de competidores directos en el mercado, fue la bebida de los argentinos en la Década del 70.

En esos tiempos las zonas vitivinícolas por excelencia eran el Este Mendocino (San Martin, Junín, Rivadavia y Maipú), San Rafael y los Valles de baja altura de San Juan y la Rioja. Regiones que en los últimos años son cada vez menos valoradas por los consumidores y por los gerentes de Marketing. Creo que tanto enólogos y agrónomos todavia valoran el potencial distintivo de esas zonas.

Al tener esos niveles impresionantes de consumo a nivel interno a la industria vitivinícola Argentina no le interesaba vender en el Mercado Externo, ya que la producción de vino en Argentina muchas veces no alcanzaba para satisfacer la demanda interna. Esto comenzó a generar ciertos problemas en los estandartes de calidad de muchos productores y junto con la crisis política y económica que vivió Argentina sobre finales de los 70 provoco el cierre de muchos pequeños  productores independientes. Debido a las políticas económicas cada vez costaba mas producir  y ante la gran demanda de vino que tenia el mercado Argentino se comenzaron a cometer irregularidades en la forma de producir vino.  Muchos emprendimientos empezaron a priorizar mas obtener volumen de bebida (porque en muchos casos ni siquiera era vino) mediante métodos poco felices para la vitivinicultura. Se agregaba alcohol, azúcar o agua al vino para así obtener más y más litros. Esto llevo, en general, a una perdida de calidad en al vitivinicultura Argentina.

Década del 80 “La aparición del nuevos Competidores”

La década del 80 en Argentina, muchos la empiezan a contar desde el final de la Guerra de Malvinas y el comienzo de la Democracia sobre el Año 83. En estos años dos cuestiones fundamentales marcan la vitivinicultura Argentina, la primera es la aparición de competidores directos en la mesa de los argentinos, que por sus métodos de producción cada vez menos costosos, se colocaron como una alternativa al vino. Específicamente las cervezas y las bebidas gaseosas fueron las que se colocaron como competidores directos del vino Argentino, desde esos años hasta el presente el consumo interno del vino argentino ha sufrido una abrupta caída. Tanto cervezas como gaseosas se instalaron para establecerse fuertemente en el consumo típico de los Argentinos, esto se debe a grandes campañas de Marketing y publicidad que estas empresas llevan a cabo desde la Década del 80 y que la industria vitivinícola local no supo como contrarrestar. Desde allí el vino comenzó a perder el terreno ganado en la mesa de los argentinos. Siendo muy drástico diría que hay una generación que no toma vino.

 

La segunda cuestión fundamental de esta década es el comienzo de la apertura internacional de vitivinicultura Argentina con la llegada de enólogos de renombre internacional que comenzaron a descubrir todo el potencial de nuestro país. A finales de década Michel Rolland conoció Cafayate gracias a la familia Etchart y Alberto Antonini descubría el Valle de Uco y todo su potencial de la mano de la familia Catena. La mayoría de los enólogos que conocieron la Argentina vitivinícola de esa época coincidían en una cosa, que Argentina tenía todo el potencial para hacer vinos de los mejores del mundo pero todavia no se daban cuenta.

Década de los 90 “Apertura Internacional”

Si algo tuvo de bueno la década de los 90 en la industria vitivinícola Argentina fue la posibilidad de empezar a conocer el mundo vitivinícola. Gracias a la dolarización de la moneda argentina muchos profesionales comenzaron a viajar, conocer, capacitarse y trabajar en los grandes centros vitícolas del mundo como Francia, California, España, Italia y Australia. Además de mejorar conocimientos y adquirir experiencia, toda esta capacitación servía para reconocer todo el potencial oculto que tenia nuestro país en materia vitivinícola, los enólogos se empezaban a codear con nuevas formas de trabajo, nuevas tecnologías; los agrónomos comenzaban ver diferentes métodos tanto a nivel técnico/teórico como a nivel practico para buscar las mejores posibilidades dentro de Argentina para las diferentes variedades de uva. Junto con esto; estos profesionales fueron pioneros en hacer conocido el vino argentino a nivel mundial compartiendo sus experiencias de Argentina con otros profesionales del mundo.

 

También en los 90, y otra vez gracias a la falsa burbuja económica en la que vivíamos, se comenzaron a adquirir nuevas tecnologías. Algunas fundamentales para que hoy la vitivinicultura Argentina sea lo que es. Un ejemplo emblemático es toda la tecnología para el riego presurizado o por goteo. Que permitió en los años venideros explorar nuevas zonas vitivinícolas que antes por cuestiones de agua estaban muy poco explotadas. Algunas de estas zonas hoy son las regiones de vinos Premium de la Argentina. Como Valle de Uco y Alto Agrelo en Mendoza, Valle de El Pedernal en San Juan o Cafayate en Salta. Gracias a las nuevas tecnologías de riego Argentina empezó a descubrir una cantidad de micro-regiones con una potencialidad increíble de donde tal vez hoy salen los mejores vinos de Argentina. Además de esto en los 90 se permitió incorporar tecnología de primer nivel en las Bodegas, prensas modernas, sistemas de enfriamiento, tanques de acero inoxidable que facilitaron el trabajo en Bodega y elevaron la calidad de el vino Argentino a niveles muy superiores a los que se esta manejando en los últimos años.

Década del 2000 “La Explosión del Boom del Vino Argentino”

Luego de la crisis del 2001 se plantea un nuevo escenario para la vitivinicultura argentina, con un consumo interno cada vez mas estable entre los 25 a 30 litros anuales per cápita y una industria cada vez con mayor crecimiento, en niveles de producción como en niveles de calidad, era el momento de afianzar el vino argentino  en los mercados internacionales. Gracias a que Argentina se distinguió con una variedad de vinos prácticamente desconocida o poco valorada en otras partes del globo, como es el Caso de el Malbec, variedad que solo tiene el perfil de vino de altísima calidad cuando se lo asocia con Argentina. Malbec era un vino nuevo para el consumidor internacional, atrayente desde su perfil gustativo y con una característica única de los primeros años del nuevo siglo, una relación calidad-precio que ningún otro vino del mundo podía obtener en los mercados internacionales. La situación económica de Argentina había dado un giro de 360 grados con respecto a la década del 90, de ser un país dolarizado pasamos a ser un país barato y atrayente para las inversiones internacionales.  Este conjunto de factores detono un boom en la vitivinicultura Argentina que hasta el día de hoy se vive, comenzaron a aparecer nuevas bodegas, nuevas zonas vitivinícolas; empezaron nuevos negocios alrededor del vino como la gastronomía, el turismo y negocios inmobiliarios. Muchos inversores internacionales comenzaron a apostar por Argentina a la hora de tener un vino del nuevo mundo; como Clos de los 7, O. Fournier, Alto Las Hormigas, Salentein o F. Lurton entre los mas importantes.

En esta década el mundo entero empezó a hablar del vino Argentino, los vinos argentinos eran y son reconocidos en cada concurso internacional de vinos como algunos de los mejores vinos del mundo. Hubo un crecimiento impresionante en ventas, calidad y producción. La industria comenzó a profesionalizarse completamente en toda su cadena desde los departamentos de ventas y marketing hasta los laboratorios o los departamentos de investigación y desarrollo. Cada vez mas personas apostaban al vino argentino para trabajar tanto dentro o fuera de la industria, sommelier, periodistas especializados crecieron y crecen junto al vino argentino todos los días.  La década del 2000 es desde mi punto de vista la primera década de la nueva historia del vino Argentino.

Ahora esta comenzando una nueva década con nuevos desafíos para la Industria, habrá que afrontarlos y buscar las mejores soluciones posibles para que la industria vitivinícola argentina no sufra una involución en su crecimiento. Los vinos de Argentina hoy están posicionados y valorados a nivel mundial como nunca antes lo han estado no podemos desaprovechar todo el buen trabajo realizado en los últimos 20 años por la vitivinicultura Argentina.

 

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
cel. 011.5460.2722

Concurso

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton