Roberto Luka: Nuestros vinos no son de esos que pegan una cachetada, sino que acarician al consumidor

09/05/11
Fuente: IProfesional | Juan Diego Wasilevsky.

Roberto LukaVinos & Bodegas estuvo en Mendoza, donde dialogó con Roberto Luka, CEO de Finca Sophenia, una de las compañías más respetadas en este competitivo negocio.

En los últimos años, entre las decenas y decenas de bodegas que vieron la luz, Finca Sophenia fue una de las gratas sorpresas que asomó en el mercado, de la mano de vinos elegantes y una imagen de marca sofisticada.

Si bien hace ya una década que están presentes en el negocio, en una primera etapa enfocaron sus cañones hacia el mercado de exportación. De este modo, es probable que parte del público local recién este conociendo a esta bodega y descubriendo sus vinos, que se dividen en dos marcas: Sophenia, en el segmento súper y ultra premium-con vinos que van desde los $70 a los $300- y Altosur, varietales jóvenes -en el rango de los $40-, con excelente tipicidad y para disfrutar ahora

En este contexto, Vinos & Bodegas estuvo en Mendoza, donde dialogó con Roberto Luka, fundador de la bodega de Tupungato, quien adelantó que, poco a poco, comenzaron a redireccionar sus fuerzas hacia el mercado interno, donde aspiran a incrementar sustancialmente las tasas de crecimiento y hacerse más fuertes en el competitivo segmento de los vinos de alta gama.

«Sophenia tuvo una primera etapa que fue colocar sus vinos en el mundo, lo que nos permitió estar en 30 países. Como contrapartida, veníamos teniendo una presencia en la Argentina un poco más tímida, menos agresiva. Ahora que estamos bien seguros, con las viñas bien maduras, con vinos muy bien aceptados por la prensa en todo el mundo, llegó la hora de apostar muy fuerte por el mercado argentino. Creemos en el mercado interno y realmente es la etapa que se viene, con productos que van a estar adecuados a lo que necesita el consumidor local: calidad, calidad y más calidad», disparó Luka.

-¿Tan exigente es el consumidor argentino? ¿Está a la altura de lo que sucede en otros merados?
-El paladar está muy globalizado y el argentino es muy exigente. Hoy tiene un paladar que, sin ser sofisticado, le permite conocer de vinos y saber discernir si un vino es de mala o buena calidad. Antes, todo jugaba alrededor de las marcas, eran una garantía de que nadie se podía equivocar. Esto por suerte cambió. Ahora importa mucho el boca en boca. Y esto juega a favor de las bodegas más nuevas y no tan conocidas, que tienen más posibilidades de crecer.

-¿Con qué tipo de vinos se están encontrando los consumidores argentinos cuando descorchan un Sophenia?
-Son vinos de altura, con mucha intensidad, mucha complejidad, pero con frescura y acidez. Muy bien balanceados. Nuestros vinos no son de esos que pegan una cachetada, sino que acarician al consumidor.

-¿Y qué visión tenés de tu mejor Malbec?
-Por ahora, nuestro Malbec más representativo es el Sophenia Synthesis 2008. Fue Trophy en los Argentina Wine Awards y recibió excelentes puntajes por parte de los más importantes críticos del mundo. Pero, lo que más me importa es que es un típico Malbec del Valle de Uco, de Tupungato. Esto significa que es muy especiado, complejo, con mucho cuerpo y que tira hacia la fruta fresca, hacia lo floral, con un final fresco, típico de los vinos de altura. Si comparás este vino con un ejemplar muy bueno de Luján de Cuyo, vas a ver que éste último va a ir más hacia la mermelada, son más dulces y no habrá tanto predominio de especias.

-¿Qué le aporta la altura al viñedo?
-En Tupungato estamos a 1.200 metros de altura, con temperaturas más bajas y con una gran amplitud térmica entre el día y la noche que nos permite lograr una madurez azucarina, que va a dar la graduación alcohólica, a la par de la madurez fenólica, que aporta básicamente los aromas y el gusto. De modo tal que, cuando cosechamos con el nivel de azúcar adecuado, la uva ya va a estar madura para hacer un vino de alta gama.

-También sé que estás orgulloso de tu Syrah…
-Totalmente. El Sophenia Syrah fue elegido en la última degustación del Financial Times como uno de los cinco mejores de la Argentina. ¡Y era nuestra primera añada!

-¿Cuán distinto es al de San Juan, cuna de grandes Syrah?
-Es absolutamente distinto. En nuestro terroir, con clima un poco más fresco, se produce una variedad menos dulce y menos alcohólica. Además, en San Juan las viñas son más productivas que las nuestras, lo que les permite llegar a la góndola con muy buenos precios al público. Nosotros, en cambio, no podemos producir mucha cantidad por el tipo de suelos. No estoy diciendo que el nuestro es mejor o peor, sólo digo que es distinto. De hecho, para mí el Syrah sanjuanino es fantástico, pero obviamente tengo mi corazoncito en Tupungato.

-Para concluir, ¿cómo definirías el concepto de Finca Sophenia?
-El gran desafío de cualquier hacedor de vinos es lograr intensidad, concentración, aromas súper intensos y distintivos de cada variedad, pero todo esto con elegancia. Alguien no está bien vestido por más que tenga la mejor camisa, el mejor pantalón o los mejores zapatos, si no combinan entre sí. Por eso, para nosotros, nuestro fuerte es el arte de la combinación.

COMMENTS