Ruta del Cava: peregrinaje a la innovación

Ruta del Cava: peregrinaje a la innovación

03/08/15
Fuente: ArgentineWines.Com | Patricia C. Páez desde España.

Conocer el Penedés a través de la Ruta del Cava implica adentrarse a una zona de rica personalidad y gran diversidad articulada en torno a la vitivinicultura. Es descubrir y vivir esta tierra con todos los sentidos. En el núcleo de la depresión central entre la sierra catalana y las llanuras de la costa mediterránea se encuentra este atractivo paisaje en el que se pueden ver masías (casa de campo rodeada de cultivos, característica de Cataluña) y antiguos castillos que brindan un marco muy singular a esta región.

Entre la costa y el interior se extiende la Ruta del Cava abriéndose paso entre Barcelona y Tarragona. Sus principales poblaciones son Vilafranca del Penedés y Sant Sadurní d’Anoia. La Autopista AP-7 une estas ciudades con Barcelona en 40 minutos. Los aeropuertos más cercanos a la comarca, muy bien comunicada tanto en tren como por autobuses, son El Prat en Barcelona y Reus en Tarragona.

Su patrimonio natural y cultural ofrece un amplio repertorio que puede ser visitado en paseos a pie, a caballo o en bicicleta. Se puede disfrutar de esta magnífica conjunción de naturaleza, viñedos que subrayan la identidad del territorio y arquitectura que se expresa en castillos, iglesias y ermitas.

Una clara y definida vocación, dedicación y el largo camino recorrido confluyen en el reconocimiento y aprecio por el Cava registrado en todo el mundo. Sus peculiares características nacen en el Penedés, donde se establecen condiciones precisas de viticultura y producción que la convierten en la capital de la Denominación Cava.
La elaboración de cavas por el método champenoise llega a España por medio de José Raventós en 1872. Las principales cepas empleadas para su vinificación son la Xarel-lo, variedad blanca que confiere al producto graduación y color, la Macabeo (Viura) contribuye al refinamiento y la elegancia, y Parellada, cultivada a mayor altitud aporta suavidad y aroma. También son autorizadas las variedades Garnacha, Monastrell, Subirat y Chardonnay. Y se elaboran cavas rosados con una proporción de uvas tintas Trepat y Pinot Noir.

Descubrir la versatilidad de un Cava ofrece imaginación a los sentidos ya que su estilo y amplia gama de expresiones lo transforma en el complemento ideal para acompañar pescados, frutos de mar, carnes blancas y pastas e incluso delicados postres.

Fuimos convocados con entusiasmo desde el “Fin del mundo” a vivir con intensidad el placer de visitar este destacado mundo vinícola cuyos hombres se dedican con renovada pasión a la elaboración de excepcionales cavas y vinos. Queremos expresar nuestro agradecimiento por su colaboración a nuestro proyecto a Turespaña.

Partimos hacia la Heredad Segura Viudas. Allí nos recibió Toni Doménech Pujol con quien iniciamos el recorrido de las viñas. Toni nos contó sobre su historia y las relaciones del hombre con este paisaje y nos guió en la visita a la cava donde pudimos degustar la elegancia del Gran Cuvée Reserva de la casa.

Contó que los inicios de la bodega se remontan al siglo XI en el período de la reconquista española y que a partir del siglo siguiente se intensificó el desarrollo agrícola luego del cese de hostilidades en la región.
La empresa le otorga gran importancia a la promoción al estudio de la biodiversidad del ecosistema del río Bitlles. La madera de la poda invernal es utilizada por un valor energético para reducir el consumo de gasoil para calefacción. Un dato relevante para nosotros es la implementación de la “estrategia de la confusión sexual” en la lucha contra la plaga de la Lobesia botrana o polilla del racimo.

De este modo, encontramos los ejes primordiales de la empresa en cuanto a producción y elaboración de Cavas de calidad: Historia, Viticultura sostenible, preservación de la Biodiversidad e Innovación.

Luego, emprendimos junto al “niño del cava bajo el brazo” ícono indiscutible de la bodega Freixenet, el itinerario entre tanques de fermentación, barricas, pupitres, hasta llegar a la insigne Cava Real y la presencia notable del Reserva Real fechado en 1982.

Freixenet es una noble casa elaboradora de Cavas, una multinacional que cuenta con 18 bodegas en 7 países. En 1861 comienza la actividad como empresa familiar y se constituye en la primera exportadora de vinos en Sant Sadurní d’Anoia. Nace en 1941 Carta Nevada entre dos episodios bélicos, la Guerra Civil Española y la 2da. Guerra Mundial, luego en la década del 70 surge Cordón Negro, hoy líder en exportación que se comercializa en más de 140 países. Se sitúa en el primer lugar a nivel mundial del mercado de vinos espumosos elaborados con el método tradicional, denominados Cava.

Dentro de los Cuvées de Prestige sobresalen Casa Sala Brut Nature Gran Reserva, Reserva Real, Cuvé D. S., Malvasía, Monastrell Xarel-lo, Trepat, Elyssia Pinot Noir, Elyssia Gran Cuvé.

En este tramo, tuvimos el placer de degustar el Trepat y Elyssia Pinot Noir para luego continuar hacia Codorníu, la otra gran casa productora de cavas.

Allí el Sr. Esteve Pérez amablemente nos explicó a lo largo del trayecto la historia familiar centenaria de la empresa, que en 1659 sentó las bases de la bodega con el matrimonio de Anna Codorníu y Miquel Raventós.

En este lugar se respiran los aires gaudianos de la época y sobresale el diseño modernista de la bodega creada por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch, también contemplamos los artísticos carteles de la casa (Utrillo, Casas, etc) que dan cuenta de la fusión del arte y elaboración de Cavas de calidad imperante en la empresa.

Ellos hacen gala de ser los proveedores de la Casa Real Española desde 1897 y de elaborar un Reserva Especial para el Palacio de la Zarzuela. En nuestra marcha descubrimos una etiqueta fechada en el 2001 especialmente diseñada para S.M. El Rey Juan Carlos I con motivo del 450 Aniversario de Codorníu, orgullo de la casa.

Por último, la invitación a catar las virtudes de Gran Codorníu Vintage Pinot Noir, Jaume Codorníu Gran Reserva, Gran Codorníu Gran Reserva Chardonnay y Anna de Codorníu, no se hizo esperar.

Otra bodega que visitamos es Jean Leon, la misma nació en 1963 y es parte integrante del grupo Torres desde 1994, es dirigida por Mireia Torres, miembro de la 5° generación de la familia de bodegueros. Al inicio, una galería fotográfica se encargó de narrar visualmente la cinematográfica vida de Ceferino Carrión oriundo de Santander mientras escuchamos la atrapante historia de vida de un visionario.

Jean soñaba con viajar y recorrer el mundo, luego de una vida signada por el infortunio, llegó a Nueva York en un barco mercante. Y quiso la providencia que trabajara en el restaurante de Frank Sinatra y Joe di Maggio, nada menos. Este hecho le permitió conocer a celebridades de Hollywood. Allí conoció a James Dean de quien se hizo amigo y con quien se asoció para inaugurar su propio restaurante La Scala en Beverly Hills. Pero Jean fue por más y deseaba hacer sus propios vinos, para lo cual adquirió fincas en el Penedés convirtiéndose en pionero en el cultivo de las variedades Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Chardonnay en la región. En sus últimos días, Jean Leon confió este legado a Miguel Torres para que continuara con su misma filosofía.

Sus vinos obedecen al concepto de Vinos de Finca: procedentes de un viñedo único con las características distintivas propias del terroir, poseen Certificación de Vino de Finca y de Vino Ecológico y Agricultura Orgánica. Una serie de viñas se destinan a una variedad en particular: Vinya La Scala – Cabernet Sauvignon, Vinya Le Havre – Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Vinya Gigi – Chardonnay, Vinya Palau – Merlot.

Por último, mientras divisamos viñedos y recorrimos una amplia sala subterránea de barricas de roble americano y francés junto a Xavier Rubires, Enólogo de J.L., en la Bodega Miguel Torres fuimos agasajados con un espléndido almuerzo maridado.

En Mas Rabell nos esperaban el Director de Comunicación Internacional Sr. Christoph Kammuller, el Enólogo Xavier Rubires y nuestro colega Juan Muñoz Ramos, junto al menú elaborado por el Chef Sergi Millet que incluyó Verduras de Temporada con Bacalao Confitado maridado con Jean Leon Chardonnay 2011, el siguiente paso fue una Paletilla de Cabrito con Berenjenas Escalibadas acompañada del Jean Leon Vinya La Scala 2003, y con el Salmos 2011 se degustaron los Quesos Catalanes, servido con rebanadas de pan de payés al horno de leña con aceite extra virgen “El Silencio” de aceitunas arbequina y picual. Para finalizar, el Moscatel Floralis acompañó un Bizcocho de Almendra con Piña Caramelizada. Agradecidos de compartir esta auténtica sinfonía sensorial.

Más tarde, visitamos las instalaciones de la empresa familiar liderada por Miguel A. Torres con más de 3 siglos ligados al mundo del vino, que comercializa sus productos a 140 países del mundo. En 1979 se instalaron en Chile, Curicó y desde 1983 se localizan en California con Marimar State. Con miles de hectáreas propias en los 3 países; exporta el 70% de la producción y es la 2da. importadora de vinos en China.

Los Vinos de Finca constituyen la gama más selecta de la bodega. La producción abarca desde los blancos, tintos, dulces, desalcoholizados y brandies, y en su agenda se ubican los Cavas.

Para la empresa es fundamental el cuidado del medio ambiente que a través de la Fundación Torres promueven la práctica de una viticultura integrada, depuración de aguas residuales, conservación y replantación de bosques regionales, inversión en energías renovables y aprovechamiento de la biomasa de la viña y de los bosques; en consecuencia una importante valoración de la producción de Vinos Ecológicos, cuyo lema es “la calidad comienza en el medioambiente”.

Actualmente, trabajan en varios proyectos de investigación, entre ellos INNOVINE con financiamiento de la Unión Europea y en el que participan 7 países. Su objetivo es adaptar las prácticas agronómicas a las condiciones del cambio climático, reducir el uso de plaguicidas y explorar la diversidad genética en la vid.

Nuestra visita incluyó el histórico Museo de la bodega. Ánforas, utensilios, mobiliario, cerámicas, prendas de vestir, cuadros y esculturas alusivas a las tareas vinícolas se encuentran allí expuestas dando al visitante una idea de la historia de la región. A continuación, tuvimos el agrado de catar Gran Sangre de Toro, Gran Coronas, Salmos y Celeste Crianza acompañados de sabrosos quesos típicos.

La siguiente y soleada jornada nos esperaba en Juvé y Camps, en compañía del responsable comercial Sr. Damiá Martin quien nos condujo a la moderna sala de degustación para apreciar sensorialmente destacados Cavas y Vinos, Juvé y Camps Milesimé, Brut Nature Gran Reserva, Gran Juvé y Camps y un Reserva Iohannes, rodeados de un inigualable entorno natural.

La empresa nació en el año 1796 con el viticultor Joan Juvé Mir; en 1921 elaboró su primer vino espumoso. En la década de los años 60 incorporaron tecnología con el control de temperaturas de fermentación y prensas neumáticas para imprimir una nueva dirección a la calidad de sus productos. Poseen fincas propias protegidas de los vientos por la montaña de Montserrat. A su vez, un nuevo impulso a su producción permitió la incorporaron de Chardonnay y Pinot Noir con excelentes resultados, mientras que el respeto por el medioambiente se traduce en la Certificación de Producción Integrada. Exportan a EEUU, Reino Unido, Alemania, Japón, Suiza, entre otros países.

Al promediar la Ruta del Cava, Toni de la Rosa de Torello Cavas, fue quien nos acercó hacia su cava de porte surrealista, su tenue iluminación provoca un estado de ensoñación; no podíamos dejar de pensar en sus exponentes: Dalí y Buñuel. La charla que se extendió a lo largo de la mesa familiar de los fines de semana nos permitió percibir la dedicación y el empeño celebrado por estos viticultores que un día decidieron elaborar sus Cavas con rigor y energías renovadoras. Sus ideas creativas se manifiestan incluso en las etiquetas orientadas a diversos consumidores, quienes además de productos adquieren símbolos e imaginarios seculares.

Son viticultores desde el S XIV y elaboran Vinos y Cavas desde mediados del S XX, la Finca Can Martí recibe el cultivo tanto de la trilogía varietal tradicional como de las cepas extranjeras. Dos masías medievales resultan ser sede de las bodegas con sus respectivas instalaciones.

Conocimos, cata mediante del Malvarel-lo (una combinación de Malvasía y Xarel-lo), al Presidente de la Cofradía del Cava Sant Sadurní. Quien nos contó sobre el modo de “celebrar” continuas acciones de promoción y divulgación de este elixir devenido en Cava, como si fuesen rituales evocativos culturales en torno a los buenos augurios para su labor cotidiana a lo largo de su historia en la producción de espumosos.

Fuimos informados además, mientras apreciamos el Torelló Brut Special Edition, que en octubre es la celebración de la Semana del Cava en la que coronan a una Reina, y se brinda un día de Puertas Abiertas como invitación alegre de festividad popular. También, son frecuentes las investiduras internacionales en especial a aquellos países de mercados emergentes. Muy apropiado.

La bodega Pares Balta, se define ecológica y biodinámica. Está situada a 4 km de Vilafranca del Penedès capital de la comarca de l’Alt Penedès. Allí con amable predisposición Silvia Roig nos invitó a conocer los espléndidos viñedos de esta empresa cuya fundación se remonta al año 1790 y que en 1934 elaboraron su primer Cava. Inolvidable recorrido junto al Sommelier Juan Muñoz Ramos plagado de notables anécdotas en esa intensa jornada de visitas.
La norma es no utilizar productos químicos y trabajar con agricultura biodinámica, sus viñedos se hallan en un parque natural a más de 700 m de altura, de gran belleza natural.

Marta Casas y María Elena Jiménez son las enólogas y esposas de los directores de la bodega, Joan and Josep (3ª generación de la familia Cusiné).

Para esta empresa familiar la implementación del cultivo ecológico que se inició en el 2012 significa entre otras cosas, que un rebaño de ovejas fertilicen el viñedo y que las abejas polinicen las vides. El orgullo se centra en no usar herbicidas ni pesticidas para que las mismas crezcan con la respectiva sanidad. Están dedicados al estudio permanente de las fuerzas dinámicas de la naturaleza con el objetivo de lograr una mayor aptitud de las uvas.
No compran uva a terceros, cultivan las propias en fincas situadas entre los 500-800 m. con una gran diversidad de climas y suelos que imprimen el carácter autoral a sus productos.

Entre los vinos espumosos se destacan Rosa Cusiné, Blanca Cusiné, Cuvée de Carol, Brut Nature, Selectio, Brut y Rosé. Sus productos llegan a varios países de Europa, América, Asia y Oceanía.

Antes de dar por finalizada nuestra Ruta y por sugerencia de Juan Muñoz Ramos – autor de “De la Ginebra al Gin” – accedimos a visitar el Palau Nou Gin Tonic Bar ubicado en Molins de Rei, bar con más de 300 etiquetas de Gin de todas partes del mundo; coronando a España como el 2do. país consumidor de Ginebra.

Sin dudas, un viaje hacia esta distintiva Ruta del Cava es una visita ineludible para los amantes de vinos espumosos que buscan nuevas experiencias sensoriales en un espléndido contexto natural y artístico.

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
cel. 011.5460.2722

Concurso

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton