Sigue el reemplazo por vino a granel

29/12/13
Fuente: Diario Los Andes | Miguel Ángel Flores Isuani.

containerUna de cada 10 bodegas optó por sustituir sus exportaciones en botellas. El dilema de la competitividad: U$S36 por caja fue el precio promedio este año, sólo 3,5% más que el anterior. Se estancó la caída del fraccionado. A la hora del balance final de un año marcado por la pérdida de competitividad estamos obligados a preguntarnos: ¿cuántas bodegas exportadoras, obligadas por la presión de los costos y el techo del dólar, siguen optando dejar atrás la venta de vino embotellado para ir al granel? Algunos análisis preliminares confirman que el fenómeno llegó para quedarse, aunque se advierte que, producto de la reciente actualización del tipo de cambio, la cifra por ahora no se modifica demasiado del 8 al 10% del universo de firmas con un comercio exterior sostenido.

Habrá que esperar para ver si un ajuste que, siguiendo los cánones de la flotación administrada perforó los $ 6 en los dos últimos meses, es sólo una gota en el desierto de una competitividad que viene muy maltrecha desde 2011. Por lo pronto, un estudio de Caucasia Wine Thinking realizado por primera vez al cabo de 2012 y en proceso de elaboración de los números definitivos de este año, confirma, con resultado abierto, la tasa de sustitución del último año.

«Es algo que empezó como una estrategia por los problemas de competitividad en 2012, y que, como ocurre por una cuestión de costos con el bag-in-box que demandan los países nórdicos, lleva a muchas bodegas a pactar con sus importadores para fraccionar en destino. Las bodegas se adaptaron y a esta altura no parece haberse agrandado, lo cual tiene cierta lógica: desde agosto hasta acá el tipo de cambio dio cierto respiro.

Incluso a pesar de que la exportación de vino a granel también sintió problemas de competitividad», analiza Exequiel Barros, responsable de Caucasia, acerca de la decisión de muchas bodegas con suficiente escala para hacerlo, puesto que se necesitan 24 mil litros por contenedor y así justificar el flete, un componente de peso que para Argentina es más oneroso que para Chile, un competidor directo.

Toda vez que entrado el segundo semestre la tasa de devaluación se duplicó para llegar a casi 3%, y acelerar tras las elecciones de octubre hasta un 5% en el último mes, la afirmación sobre el desahogo cambiario es válida, pero la dinámica comercial tiene que cubrir un desfase importante y por eso no acusa recibo. Los últimos datos de comercialización señalan que las exportaciones de vinos decrecieron 10,79% en dólares y el 10,15% en volumen a octubre.

En el acumulado anual los indicadores no son mejores: el valor FOB disminuyó 5,35%, con leve repunte en fraccionados (0,45% FOB) que sin embargo mermaron 3,3% en el total de hectolitros y redondean una tasa de retracción interanual del 1,5%. Para Barros, «teniendo en cuenta que se esperaba una caída más pronunciada, puede considerarse estancamiento».

Los exportadores vitivinícolas argentinos se han debilitado frente a otros competidores, y saben que se achicó el margen de maniobra para trasladar a precios la presión de los costos.

El promedio durante 2013 fue de U$S 36, lo que representa casi 3,5% más que el año anterior, una tasa menor a la cual podía acceder la industria hasta 2011. Según Barros «ya no son tantas las bodegas que trabajan por debajo de U$S 24 la caja».

Aunque nada parece quitarle su valor para una industria experta en hacer malabares sobre la soga, el 2013 no fue el mejor año para el negocio del granel. Tras el boom que acarrearon algunos mega-contratos con Estados Unidos, las ventas decrecieron a 40% del casi 1,5 millón de hectolitros del año pasado, al ritmo de una recuperación de la industria norteamericana.

«La situación en 2013 se vio afectada por la constante pérdida de competitividad y bajos precios internacionales generados por la recuperación de stocks de Chile y España. Otro factor negativo fue la desaparición de Rusia, que volvió a abastecerse del mucho más competitivo vino español», resumen desde el Observatorio Vitivinícola Argentino.

COMMENTS