Sommeliers: mucho más que “mozos que saben de vino”

01/07/13
Fuente: Mendoza Académica | Ludmila Llaver.

Martin KrawzcykEl boom que experimentó el vino en Argentina en esta última década es innegable, y junto a este surgió una nueva generación de entendedores que percibió la necesidad de acercar –aún más- esta bebida a su público.

La sommellerie es la profesión que abarca el servicio, la comunicación y la gestión de vinos y otras bebidas y alimentos. El sommelier puede tener a cargo la selección y servicio de bebidas en un restaurante, o bien realizar catas, degustaciones y presentaciones en distintos ámbitos, además de ser críticos de vinos, escritores, educadores y consultores. Es, en definitiva, el vínculo entre el vino y sus consumidores.

Experto en vino a los…¿25 años?

Basta con mirar a las nuevas generaciones de sommeliers para desterrar la concepción habitual del connoisseur de vinos. Atrás quedaron los días en que esta bebida era consumida casi exclusivamente por adultos de cara seria y vocabulario florido y formal. Ahora, los jóvenes están tomando la posta.

Con apenas 25 años, Martín Krawczyk cuenta con un currículum que deja boquiabierto a más de uno, incluyendo el tercer lugar en el Concurso Mejor Sommelier de la Argentina 2012. También se desempeñó como Sommelier de Cava del Hotel Boutique Mansión Vitraux, y realizó cartas digitales para iPad en Entaste.

En entrevista con Mendoza Académica, Krawczyk nos contó un poco más sobre su experiencia profesional.

 ¿Por qué elegiste la carrera de Sommellerie?

Elegí esta carrera porque siempre me interesó todo lo relacionado a bebidas, comidas y viajes, y un sommelier debe estar vinculado a todo eso. No es sólo juntarse a tomar vino, hay que tener conocimientos profundos de  físicoquímica, historia, geografía y demás, y ya desde mi primera visita a Mendoza intuí que trabajaría en algo afín.

¿Trabajás en relación de dependencia o de forma autónoma?

Actualmente me encuentro trabajando de forma autónoma, comunicando a través de un blog que comparto junto a otra colega (la reconocida sommelier Natalia Beneitez) y mediante la organización de catas y degustaciones especiales, de vinos de no tan sencillo acceso y/o propuestas diferenciales. No obstante, mis anteriores trabajos siempre han sido en relación de dependencia.

¿Cómo conociste las diferentes áreas prácticas de tu profesión?

Cuando uno elige esta profesión, como cualquier otra, tiene en miras cuáles son las posibles áreas prácticas para luego ejercerla. En ese sentido me preocupé por ver cuáles eran los ámbitos en los que se encontraban trabajando los sommeliers. Siendo una carrera con apenas 12 años de historia en nuestro país, se ha ido diversificando y reconociendo cada vez más.

Cuando eras estudiante, ¿conocías la posibilidad de ejercer como sommelier de la forma en que lo hacés ahora?

Si, dado que una de las primeras funciones que se aprenden a la hora de estudiar sommellerie es el de ser un comunicador, un vínculo, ese nexo entre la bodega, el enólogo, el vino en sí y el consumidor que se dispone a disfrutar del mismo.

Al momento de elegir la carrera, ¿en qué pensabas aplicarla? ¿Corresponde con lo que hacés ahora?

En un primer momento no pensaba aplicarla a una tarea específica, y más aún creo que tampoco en este momento, ya que me gustaría poder conocer las diferentes áreas en que puede desarrollarse la sommellerie. Estoy abierto a ejercer la profesión en los ámbitos que se vayan presentando hasta encontrar aquel que me resulte más atractivo, apasionante y que además pueda ejercer de mejor manera. Por lo tanto, podría decirse que en cierta forma corresponde con lo que hago ahora, así como también con lo que he realizado previamente.

¿Hay algún mito que rodee a la sommellerie respecto de su salida laboral?

Durante varios años, se dudaba de su salida laboral. Al tratarse de una profesión nueva en nuestro país, había  un desconocimiento muy grande, incluso de quienes en la actualidad son los principales empleadores de sommeliers, como la propia industria vitivinícola y la de hotelería y gastronomía. Hoy por hoy, creo que se ha realizado un importantísimo trabajo para desterrar esa imagen de “un mozo que sabe de vinos”, pero sin embargo aún muchas empresas pretenden sustituir al sommelier por otros profesionales al no entender la especialización y el trabajo que cada uno debe realizar.

¿Qué mensaje les darías a los futuros sommeliers?

Primero que nada que se pregunten si realmente les gusta. Estudiar la carrera de sommelier no es únicamente para saber algo de vinos. También deberían tener en cuenta si pretenden a futuro trabajar de esto, y de ser así, decirles que nunca se termina de aprender en esta profesión,  que recibirse es sólo el comienzo del camino.

¿Estás conforme con tu trabajo actual o te gustaría buscar algo más?

Como te decía antes, me encuentro conforme con mi trabajo actual, aunque se trata de proyectos personales que seguirán con el tiempo, más allá de encontrarme en la búsqueda de un nuevo trabajo que me permita seguir descubriendo los diferentes ámbitos en que como sommelier puedo desarrollarme.

Nota original: http://mzacad.com/2013/07/01/sommeliers-mucho-mas-que-mozos-que-saben-de-vino/#sthash.5zkSKW9n.HP7Aedxy.dpuf

COMMENTS