Susana Balbo: Chile quiere hacer creer que la Argentina y el Malbec están en caída libre pero eso es falso

06/10/11
Fuente: IProfesional | Juan Diego Wasilevsky.

Susana BalboSusana Balbo, vicepresidenta de Wines of Argentina y directora de la bodega Dominio del Plata, analiza las perspectivas del negocio. Durante el VII Foro Internacional Vitivinícola, que tuvo lugar los primeros días de septiembre en la ciudad de Mendoza, varios expertos de la industria, ya sea en los distintos paneles o vía teleconferencia, brindaron su visión sobre el futuro del Malbec, la cepa estrella de la Argentina y que explica 5 de cada 10 dólares que exporta el país como vino embotellado. En este contexto, durante el Foro, que fue organizado por Bodegas de Argentina y Área del Vino, el gurú estadounidense Jay Miller, responsable de catar los vinos de Sudamérica para Robert Parker, fue el plato fuerte del encuentro.

El experto, al referirse al Malbec, aseguró que «si bien nada dura para siempre, hasta que aparezca otra cosa que atraiga la atención de la gente, las ventas de esta variedad seguirán funcionando bien en Estados Unidos«, el mercado más competitivo a nivel mundial. Estas palabras resultaron una suerte de bálsamo, teniendo en cuenta que, durante los últimos meses, expertos de Chile venían alertando una y otra vez sobre fuertes nubarrones para esta cepa.

Cabe recordar que, desde la consultora trasandina AndesWines, por ejemplo, habían asegurado que en Estados Unidos algunas botellas de Malbec argentino ya estaban a precio de liquidación y que era inminente un desplome de la demanda.

En este contexto, Vinos & Bodegas dialogó con Susana Balbo, vicepresidenta de Wines of Argentina y directora de la bodega Dominio del Plata, quien analizó el presente y futuro del varietal y, además, le puso fichas a otras cepas.

-El debate sobre las perspectivas que se abren para el Malbec están a la orden del día. ¿Cuán ciertas son las declaraciones que vienen llegando desde Chile que indican que el Malbec es una moda y estaría llegando a su fin?
-A nuestros colegas chilenos los admiro en algo que es importante: ellos, cuando lanzan una opinión, lo hacen defendiendo a su país y buscan establecer un hecho. Ellos quieren hacerle creer al mundo que la Argentina y el Malbec están en caída libre pero esto es totalmente falso. Si hay una desaceleración en el mercado estadounidense es natural y normal por estar hablando hoy de valores mucho más elevados que los de años atrás. Entonces, las tasas chinas a las que veníamos creciendo no se están dando para nosotros pero tampoco para el resto. Además, somos uno de los países que menos ha desacelerado sus exportaciones a Estados Unidos.

-¿Y cuánto techo queda por delante?
-El Malbec tiene sólo el 1,2% del share en ese mercado, con un gran espacio para crecer, comparado con las otras variedades. Además, es interesante analizar la visión que el consumidor tiene del Malbec, que lo visualiza como un value for money, como una variedad atractiva versus el resto, excepto frente al Cabernet californiano y a los cortes españoles. Con lo cual, sigo afirmando que todavía no alcanzamos un techo. Es un escenario difícil pero esto es para todos los países productores. No estamos remando en aguas livianas, pero creo que la Argentina sigue teniendo un cierto viento de cola que nos ayuda. Sin embargo, creo que es necesario seguir trabajando en la promoción de otras variedades.

-Algunos expertos en el Foro alertaron que no había que descuidar la calidad y las bodegas debían evitar tentarse de exportar Malbec barato. ¿En qué fase está la industria en este sentido?
-A la marca Malbec argentino la venimos cuidando todo lo que podemos, sin interferir en las políticas particulares de cada empresa. Es cierto que hay bodegas que han bajado el precio de exportación de Malbec, no entiendo cuál es la estrategia, aunque puede haber algún interés oculto en ese tipo de jugadas. Pero también es clave observar que, en los últimos años, el precio del Malbec subió de manera sostenida.

-Siempre se habla de «sucesores» del Malbec. Se ha hecho mucho con el Torrontés, ¿pero qué otras variedades podrían promocionarse con más fuerza en el exterior?
-Sí. Lo que hicimos y seguimos haciendo con el Torrontés es increíble. Se logró mucho en muy poco tiempo. Hay que pensar que en el mercado de Estados Unidos existe hace tan sólo 6 años y es una variedad que ha ganado mucho prestigio. Por otra parte, la Bonarda creo que tiene una posibilidad muy interesante.

-El problema ahí sería explicar que no es la tradicional Bonarda italiana…
-Exacto, es la misión que tengo ahora en Estados Unidos, donde voy a dar una serie de conferencias y hablar de las variedades argentinas más allá del Malbec. Hay que llevar el mensaje de que la Bonarda nuestra no es la piamontesa, sino que en realidad es laCorbeau, una uva que surge del corazón de Bordeaux, también conocida como Douce noir, con taninos dulces y amigables. Está claro que en materia de difusión tenemos un largo camino por delante.

-En tu bodega desde hace tiempo apuestan también por el Cabernet Sauvignon en los mercados externos…
-Totalmente. Pero creo que si bien en la Argentina tiene grandes Cabernet, todavía es difícil promoverlo por sí mismo. Por eso pienso que hay más posibilidades de darlo a conocer como componente de cortes. De hecho ese también será uno de los ejes de mis conferencias en Estados Unidos.

-Muchos empresarios vienen señalando que la suba de costos y la falta de nuevos viñedos son los nubarrones más preocupantes de cara al futuro. ¿Compartís esta visión?
-En gran parte sí. La inversión en el país está un poco frenada por la incertidumbre política. Por más que uno ya puede inferir quién puede ganar las elecciones, todavía no sabemos qué significa eso de «profundizar el modelo». Por eso veo más prudencia en las inversiones hasta tanto en la industria no tengamos en claro por dónde van a pasar las políticas económicas. Esto explica por qué hay una desaceleración en el anuncio de nuevos proyectos, pero esto podrá revertirse en un corto tiempo, cuando se despeje el panorama político.

 

COMMENTS