Tras reconversión, Uruguay busca posicionarse en el mundo del vino

01/05/12
Fuente: Carlos Joseph.

El fuerte proceso de reconversión registrado por la vitivinicultura uruguaya en los últimos años permitió mejorar en forma significativa sus vinos y multiplicar sus exportaciones.

Con 9.000 hectáreas cultivadas, y de la mano de su uva emblema, el Tannat -que representa aproximadamente un tercio de la superficie de viñedos plantada-, Uruguay busca posicionarse en el mundo con vinos de calidad.

Para ello, en la última década se puso en marcha el Programa de reconversión industrial de bodegas, cuyo objetivo fundamental fue transformar al sector de la industria vinícola uruguaya para darle una mayor capacidad competitiva.

Esto permitió que, en el quinquenio 2004-2008, las exportaciones de vino uruguayas pasaran de 1,2 millones de litros por casi 3,3 millones de dólares FOB a 13,4 millones de litros por 10,6 millones de dólares FOB, según estadísticas del Instituto Nacional de Vitivinicultura del Uruguay (INAVI).

Y que en 2011 se registrara un récord de exportaciones de vinos finos, con un aumento de más de 10% en valores FOB con respecto a 2010, año en el cual las ventas al exterior ya se habían incrementado más de 20% con respecto al anterior, destacaron desde Wines of Uruguay.

Brasil y EEUU son los principales mercados, con una participación de 45% y 15% respectivamente; y el resto se exportó a más de sesenta destinos, entre los cuales se destacan México, Canadá y la Unión Europea.

Es relevante también la incipiente pero creciente demanda desde los países asiáticos, particularmente China y Japón.

En cuanto a las cepas, la variedad Tannat – ya sea única o en sus cortes con otras- sigue liderando las preferencias de los consumidores internacionales.

Sin embargo, además del Tannat, las bodegas uruguayas elaboran vinos varietales de las cepas tintas Cabernet Sauvignon y Merlot; y de las blancas Chardonnay y Sauvignon Blanc.

Las bodegas nucleadas en Wines of Uruguay, que representan más de 90% del total de las exportaciones de vinos de calidad uruguayos y representan todas las regiones vitivinícolas de país, buscan contribuir a la consolidación de la marca «Uruguay país vino».

Ubicado entre los paralelos 30 y 35 (latitud Sur), ocupa una posición geográfica similar a las regiones vitivinícolas de la Argentina, Chile, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda.

Las primeras vides llegaron a la Banda Oriental de la mano de los colonizadores españoles, que las plantaron junto con el olivo y el nogal, cuando a mediados del siglo XVII empezaron a establecer poblaciones en el suroeste del territorio.

Esta época colonial significó entonces para la historia de la vid del Uruguay una primera etapa dedicada solamente a la uva de mesa y elaboración de vino para consumo familiar.

 

Las bodegas familiares uruguayas abren sus puertas al turismo

La oferta turística del Uruguay sumó en los últimos años la visita a sus bodegas familiares, a partir del desarrollo de los «Caminos del Vino» de ese país.

En 2005 se constituyó la Asociación de Turismo Enológico del Uruguay -bajo su marca Los Caminos del Vino-, con la finalidad de promover el turismo enológico.

A partir de ese año, las bodegas se renovaron tanto en materia de infraestructura (nuevas salas de degustación, restaurantes, boutiques y reformas de cavas), como de servicios.

Gracias a ello, el número de turistas recibidos en las bodegas uruguayas en 2011 fue récord, con más de 30.000 visitantes de todo el mundo, según el Ministerio de Turismo y Deporte de Uruguay.

Brasil es el principal origen, pero este año también se recibió un importante número de argentinos, indicaron a Télam desde la entidad.

Los Caminos del Vino está integrado por las bodegas Alto de la Ballena, Bouza, De Lucca, Antigua Bodega Stagnari, Marichal, Santa Rosa, Carrau, Castillo Viejo, Filgueira, Juanicó, H. Stagnari, Varela Zarranz, Los Cerros de San Juan y Viñedo de los Vientos.

Estas bodegas familiares se encuentran en distintas zonas del país (Montevideo, Canelones, Maldonado, Salto y Rivera).

Además de la visita a las bodegas, la mayoría a pocos kilómetros de Montevideo, Uruguay ofrece desde hoteles especializados, como el My Suites de la capital uruguaya, hasta restaurantes dedicados exclusivamente a los vinos de ese país, como Corchos.

 

Merienda

COMMENTS