Un almuerzo contra la promoción. Beneficio distorsivo

06/06/10
Fuente: Diario Los Andes Mendoza | Diana Chiani | Foto: Patricio Caneo.

Loa Andes Almuerzo cosecha 2010Políticos y empresarios se unieron ayer, en el tradicional encuentro de fin de cosecha de la zona Este, en el reclamo contra el régimen. En un año con relativos buenos precios en la industria vitivinícola, el reclamo central que se escuchó ayer en el Almuerzo de Fin de Cosecha organizado por el Centro de Bodegueros y Viñateros del Este pasó por la promoción industrial y los perjuicios económicos que traerá a Mendoza si no se retrae la medida. De este modo, el gobernador Celso Jaque, sus legisladores, la oposición y los empresarios se pusieron de acuerdo para defenestrar el decreto presidencial 699 que extiende por 15 años el régimen que beneficia impositivamente a las empresas que se instalen en La Rioja, Catamarca, San Juan y San Luis. Foto: Saludo. Celso Jaque y Roberto Iglesias, en Rivadavia.

El acuerdo general es que se trata de una medida distorsiva y regresiva que afecta a la provincia y que debe resistirse al mismo tiempo que se buscan alternativas para atenuar su impacto. Sin embargo, no todos manejan las mismas opciones.

En el medio, siguen siendo inevitables los pase de facturas entre el justicialismo y el cobismo (a unos por «obsecuentes» con la Nación sin resultados y a los otros por el acuerdo sin concretar de Portezuelo del Viento).

Quienes usualmente asisten al almuerzo del Este, comentaban que este año había mayor cantidad de políticos que en otras oportunidades. Sucede que Jaque acudió con casi todo su gabinete -incluido el vicegobernador, Cristian Racconto, de quien se mantuvo lejos- y la diputada nacional Patricia Fadel.

Los cobistas del Este como los diputados nacionales Ricardo Mansur y Sergio Pinto y el diputado provincial Alexandre Maza concurrieron para apoyar a los intendentes regionales Gerardo Del Río (Rivadavia), Mario Abed (Junín) y Gustavo Pinto (La Paz). A esa mesa se unió Juan Carlos Jaliff como presidente de Confe y enviado por el vicepresidente Julio Cobos.

Llamó la atención la escasa presencia radical: estuvo el ex gobernador Roberto Iglesias, el intendente capitalino Víctor Fayad y algunos ex legisladores. También estuvo otro ex gobernador, pero peronista: Arturo Lafalla.

Diversas alternativas

En su discurso, el Gobernador prometió ir hasta las últimas consecuencias en su lucha para revertir la promoción industrial y, más tarde, aseguró no tener temor a lo que «haya que enfrentar», sin mencionar al gobierno de Cristina Kirchner, al que hasta ahora apoyó incondicionalmente.

Jaque, por un lado, insistió con el amparo judicial debido a que sería prácticamente imposible revertir la medida en el Congreso (tal como publicó ayer este diario). En este sentido, coincidió con la diputada Fadel, quien estimó que si el recurso prospera, se abre la posibilidad de sentarse a negociar con la Nación.

«En la reunión con los empresarios, no se pidió incluir a Mendoza sino frenar la medida», agregó la diputada kirchnerista. Más tarde, el presidente de la entidad anfitriona, Javier Palau, expresó que el verdadero problema no pasa por las provincias vecinas sino porque se vuelvan a utilizar herramientas de política económica para subordinar la voluntad política de las provincias. «La solución no es pedir unas migajas de esas promociones», remató en su discurso.

En la misma tónica, Raúl Mercau -ministro de la Producción con alta aprobación entre los empresarios ayer- apuntó a la importancia de detener la aplicación a través de la Corte. No obstante, aseguró que el Gobierno está elaborando una «batería de estrategias» que no pueden mostrar de antemano para no poner sobre aviso a los posibles opositores. «Creo que no se ha medido el daño económico y social que esto le trae a Mendoza», expresó.

A pesar de que tanto Jaque como Palau quisieron poner paños fríos a la disputa con las provincias vecinas, lo cierto es que el malestar con los dichos del gobernador de San Juan, José Luis Gioja, fue una constante en las conversaciones de ayer.

«Se da una paradoja porque, por un lado, San Juan sale a mostrar sus logros con la minería, pero nosotros atendemos a sus niños en el Notti. Y los Rodríguez Saá se la pasan criticando al gobierno nacional por su abuso de poder a través de los decretos, pero ¿cuando los beneficia a ellos eso está bien?», soltó Jaliff, senador provincial y uno de los más interesados en que la Legislatura unifique una postura frente al tema.

Jaliff pidió a los trece legisladores nacionales por Mendoza realicen acuerdos con las provincias no promocionadas para intentar derogar el decreto y, después, comenzar a discutir una ley para todo el país.

En este sentido, coincidió con Fayad, quien opinó que -históricamente- el Congreso ha estado en falta en ese sentido. Para Fayad fue una «lástima» desistir de la acción judicial a cambio de la obra de Portezuelo pero, al igual que el resto, propuso aunar posiciones para acompañar al Gobernador.

En el ámbito legislativo hubo coincidencias pero en mesas separadas. Es que el Vicegobernador insistió en sumar a Mendoza a la promoción en nombre del federalismo y el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús, opinó que -además del recurso judicial- la política tiene que buscar equivalentes para compensar las altas pérdidas.

En tanto, los representantes cobistas en el Congreso -Pinto y Mansur- solicitaron un reclamo más enérgico por parte del oficialismo. «Tiene que aplicar toda la presión de haber sido un gobernador obsecuente de los Kirchner», sostuvo Mansur.

COMMENTS (1)

  • comment-avatar

    La maniobras impositivas para favorecer o desalentar el comercio o la industria son conocidos distosionadores el mercado que no llevan más que a problemas. Una larga y frondosa história en Europa y su corrección en USA lo demuestran. El Estado o el Gobierno no son ni fuéron ni serán más astutos que el mercado.