Un poco más sobre Avarizza

21/12/11
Fuente: ABC del vino Blog | Daniel Rosa.

Foto-Blend-Avarizza[1]Me quedó en el tintero, después de la reunión con Agostina Astegiano, de Bodega Avarizza (creadores del rosado de la cepa Canarí), contarles sobre su otro producto.

Ya con el Canarí crecidito y dando sus pasos buscaron crear su Malbec, que rápidamente se transformó en un blend en todo, ya que no solo es un corte de cepas, sino que también de enólogos y de añadas. El 67% es un Malbec de Luján de Cuyo de 2010, que pertenece a la bodega Avarizza, mientras que el 33% restante es un Cabernet aportado por el viticultor Fabricio Hernández y su compinche Manuel López López; es de Maipú y del año 2008.

Con paso por madera, este blend también tiene su pequeña historia, ya que nació jugando. Fabricio le estaba mostrando sus pruebas al aliado Manuel, quien le comentó que tenía un Cabernet con el que le iría bárbaro, y así pasaron varias horas de pruebas para darle forma a este blend que acaba de salir a la venta y, a pesar de ser tan nuevito, ya tiene su galardón, ya que ganó una medalla de plata en el certamen Vinandino 2011.

Nota de cata: “Color rojo rubí con reflejos violáceos de muy buena intensidad, lágrimas gruesas y lentas. Se presenta límpido y brillante. En nariz tiene ataque complejo, aromático y frutal. Aparecen notas a frutas negras, animal, hongos, con tintes ahumados. En boca, presenta entrada dulce y se distingue el Malbec. En el medio de boca se detiene y termina Cabernet Sauvignon. Aparecen notas terrosas, picantosas y ahumadas. De taninos redondos”. (Aclaro que esta nota fue dictada y que en este caso solo noté que está buenísimo y que reconocí la fruta y el ahumado… paciencia que voy progresando…).

Un dato marca bien la forma que tienen de trabajar poniendo pasión y diversión: la cosecha de 2009 fue recolectada por familiares y varios amigos, lo que Agostina llamó una “cosecha fashion” ya que entre chistes y escuchando música de fondo hicieron la dura tarea de recolectar los racimos. Me quedó pendiente preguntarles qué escucharon, para así saber qué sabor del “terruño” musical tendría.

Salute!

COMMENTS