Uvas blancas sanjuaninas pierden cada vez más terreno

18/09/11
Fuente: Diario El Zonda.

San Juan.- Participación nacional de las uvas blancas. Seis variedades de nueve estudiadas mostraron descensos en su superficie implantada en los últimos 10 y 20 años. Las tintas, por el contrario, demuestran cada vez mayor presencia en los campos vitivinícolas de San Juan. La reconversión de la estructura varietal de Argentina es el objeto de estudio de un análisis realizado por el Observatorio Vitivinícola de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), para el cuál se tomaron como parámetro los años 1990, 2000 y 2011. De entre la enorme cantidad de información que se obtiene del este informe, se destacaron más los descensos en superficie implantada de uvas blancas en San Juan (y en el resto del país también), que los aumentos. De hecho, de los 9 variedades presentadas, 6 mostraron disminuciones en la superficie en los últimos 10 años. Las más importantes fueron las de la variedad Sauvignonasse, que entre 1990 y 2011 perdió más del 85% de su superficie implantada, mientras que de 2000 a 2011, la pérdida fue del 82,66%.

Otro varietal clásico sanjuanino que viene perdiendo terreno en los últimos 20 y 10 años es Pedro Giménez, que ya disminuyó su superficie implantada en un 34 y 16%, respectivamente.
Por otra parte, entre los varietales que incrementaron sus cantidades de plantas fueron Sauvignon, que según los datos del Observatorio Vitivinícola fueron del 10858% desde 1990, aunque en los últimos 10 años el incremento solo fue del 60,79%; y el Chardonnay. Este varietal observó un aumento de la superficie implantada del 2222% desde 1990, minetras que fue de casi un 16% entre 2000 y 2011.
En lo que a variedades tintas se refiere, en el análisis del Observatorio se observa que las variaciones más notables las presentan los varietales más populares de la provincia, Syrah, Malbec y Cabernet Sauvignon. El primero se destaca por haber tenido el incremento en superficie más grande en los últimos 20 años, del 11,351%. Sin embargo, la suba comenzó a desacelerarse en la última década, tanto que entre el año 2000 y 2011 la variación fue del 38,45%.
El Cabernet Sauvignon fue el segundo varietal que más creció en superficie desde 1990, con una suba superior al 3620%, aunque el este crecimiento también se vio frenado en la el transcurso del 2000 al 2011 con una suba a penas del 10%.
El Malbec, por su parte, registró desde el año 1990 una suba en su superficie implantada en la provincia mayor al 1118% y aunque en la década siguiente el crecimiento no se mantuvo a ese ritmo, registró un nada despreciable incremento del 74,14%.
Otros dos varietales de uvas tintas que observaron fuertes incrementos de superficie implatada fueron el Tempranillo y el Pinot Negro. El primero de estos tuvo una suba del 695,97% desde 1990, pero más importante aún fue el de los últimos 10 años, del 824%. El segundo, por su parte, registró un incremento en su superficie del 744,44% en los últimos 20 años, y del 209,70% desde el año 2000 hasta el presente año.

El análisis realizado por el Observatorio Vitivinícola de la COVIAR, incluye la participación actual de las distintas variedades blancas de alta calidad enológica. Así, se destaca la de la variedad Pedro Giménez que lidera la tabla con el 34,52% del total. Le siguen el Torrontés Riojano con el 21,86 por ciento y el Chardonnay, con el 18,44 por ciento. Lejos se encuentran otras variedades blancas conocidas como Chenin (7%), Sauvignon (6,55%) y el Ugni Blanc (5,4%). Las últimas de la tabla son Semillón (2,43%), Viognier (2,32%) y Sauvignonasse (1,47%).
El mapa de San Juan
San Juan muestra un mapa diferente al nacional (ver Evolución…). La superficie total cultivada con uvas representó en 2011 un total de 47,161 ha, mientras que en 1990 la superficie cultivada con uvas era de 42.065 ha (12,11 de crecimiento). En el año 2000 se produjo una caída de más de 11 mil ha, pero la situación mejoró notablemente durante la siguiente década, con un incremento en la superficie implantada del 32,36 por ciento en comparación con 2011. Según señala el análisis realizado por la COVIAR, el crecimiento también estuvo motivado por la reimplantación de uvas de mayor calidad enológica, con una suba mucho más fuerte respecto de Mendoza y del resto del país y, por consiguiente, una profunda caída de las otras uvas para vinificar.
“Específicamente, en la reestructuración varietal, se nota cómo la superficie implantada con variedades de alta calidad enológica creció un 16,91 por ciento en 2011 con relación a 2000 y un 123,99%, en relación a 1990. En tanto, las uvas sin mención varietal muestran el camino inverso: en 2011 se observa una caída del 44,75 por ciento con relación al 2000 y un descenso del 64,91 por ciento en relación entre 2011 y 1990. (ver gráfico)

COMMENTS