Vitivinicultura según el informe del Ieral para la Bolsa de Comercio de Mendoza

03/04/12
Fuente: MDZol | Federico Manrique | Foto: Joaquín Hidalgo.

vino¿Qué pasó en 2011?: los ingresos registrados durante el año pasado en este sector han sido de los más altos de los últimos tiempos, gracias a fuertes subas de precios; aunque descontada la inflación real estos tuvieron un retroceso del 2% en promedio comparado con el 2010. Por producto, el ingreso real de quienes elaboraron vino tuvo una caída del 5% si se descuenta la inflación real acumulada en el último año, con crecimiento dispar en volumen si se tiene en cuenta lo que ocurrió con los vinos a granel y los fraccionados. En cuanto al mosto, si bien las ventas al exterior subieron, los ingresos sin inflación cayeron 15% en 2011. Tomando como parámetro de análisis a los vinos varietales y los precios promedio pagados por Estados Unidos, principal comprador externo, se observa que los valores aumentaron en dólares durante todo el año pasado, pero esta suba no alcanzó a compensar el ritmo de la inflación, asegura el informe del Ieral. 

Es que con un dólar casi planchado y precios internacionales que aumentan de a poco, se genera un problema de rentabilidad, puesto que los salarios y el costo de los insumos suben a mayor ritmo. En términos reales, fue entonces que mientras el precio promedio del vino de exportación subió 10% durante el 2011, los salarios que paga la vitivinicultura subieron 25% y la inflación fue del 18%, informa el Ieral. Y ante esta pérdida de rentabilidad, la alternativa seguida por los bodegueros fue reducir otros costos o priorizar la venta de vino a granel, por eso crecieron tanto en volumen las exportaciones de este producto en relación a las de vinos fraccionados. Con el mosto ocurrió algo parecido, ya que en volumen se exportó mucho más que en 2010 a un precio en dólares más bajo, si se descuenta la inflación. ¿Qué se espera para 2012?: el panorama promete seguir “complicado” como consecuencia de la continuidad de un dólar “barato”. Además, se espera una fuerte baja en la cosecha de uva (según el Ieral del -18% en Mendoza y del -22% a nivel país) especialmente de aquellas que se destinan a vinos genéricos. Situación que se agravará por la persistencia de un límite alto de exigencia para hacer mosto. Con este panorama, no sólo habrá una menor producción vitivinícola, sino que además posiblemente no haya precios bajos de ciertas uvas, lo que afectará más la rentabilidad del sector durante el 2012.

COMMENTS