¿Qué somos?

¿Sommelier…sommier?, ¿un colchón?, la palabra tiene similitudes pero no guarda paralelismo alguno. Los Sommeliers permanecemos en el anonimato y prestigiar la Somellerie es tarea difícil. Generalmente me preguntan que es ser Sommelier; al explicarlo suelen catalogarte de “borracho” diplomado o lo ven algo banal, y acotan: ¿y de que sirve?. El vino, ese milagro del dios Báco, es cultura. Si hablamos de el nos remontamos a Napoleón, Luis XIV, el Monje Benedictino Dom Perignon, Shakespeare e inclusive la ultima cena. Lamentablemente nuestro país parece ignorarlo; la vitivinicultura Argentina a logrado erigirse, siendo hoy considerada por sus grandes vinos, que nada tienen que envidiarle, a los de los antológicos grandes productores. Malbec -la cepa icono- ha sido distinguida y galardonada en los grandes concursos del mundo, como el mejor exponente del varietal Bordelés. Esta es una de las razones del incremento turístico, muchos países, entre ellos, Inglaterra, Francia y España son atraídos por la calidad de nuestros caldos. Sin duda, la industria crece y la profesión es uno de sus pilares fundamentales; juntos luchan por algo en comun, seguir cuesta arriba. Nuestro propósito es que el vinculo vino-hombre sea más intimo; es cierto que los medios masivos han comenzado a divulgar el tema, sin embargo la gente mantiene cierta reticencia. El mercado actual cuenta con un amplio espectro de etiquetas y las bodegas cada vez son más. Es por esto que en un restaurante o vinoteca, tratamos de proporcionar conocimientos al publico y educar su paladar. Teniendo en cuenta lo mencionado, hay que procurar una adecuada rotación de propuestas. Por consiguiente, buscamos hacer visible la existencia de cepajes, los tenemos, y muchos, que van más allá de un excelente Malbec o Cabernet. Nuestra premisa es instar al conciente colectivo a arraigarse más al vino y hacer de el, lo que en el viejo mundo es un estilo de vida.

Rodrigo Grigüela

COMMENTS