El misterio llega al mundo del vino

Un asesino en serie merodea por las inmediaciones de Burdeos y firma sus crímenes mediante un particular ritual cuyo significado es poco comprensible para la policía. Varios ancianos, considerados por todos como respetables, aparecen degollados en medio de una puesta en escena donde el papel simbólico del vino parece determinante. ¿Qué espíritu torturado está detrás de esta macabra reconstrucción de la última cena donde Cristo se vació de su sangre? Ante la complejidad del caso, el comisario Barbaroux, solicita ayuda al enólogo Benjamin Cooker para que aporte sus conocimientos a una investigación que se nubla día a día. El reto se anuncia tanto más difícil cuando Cooker y su inseparable ayudante Virgile se ven obligados a hurgar en uno de los períodos más confusos de la historia de Francia. De las tortuosas callejuelas del barrio de Saint Pétrus hasta los pacíficos viñedos de Pomerol, el misterio se aviva mientras la memoria se despereza, las sospechas se afilan y los fantasmas del pasado resurgen del olvido.
Este es el argumento que desarrolla la nueva novela de Jean-Pierre Alaux y Noël Balen. «La misteriosa botella de Petrus» es la segunda entrega de la serie «La sangre del vino» que ahora ha sido traducida y publicada en español. En nuestro país se había publicado anteriormente «Muerte entre viñedos», pero la saga ya cuenta con varios volúmenes y un éxito considerable en las librerías de Francia.
Y es que tras el aparente desprestigio de la novela policíaca europea a finales del siglo XX, en la última década se ha producido el resurgimiento del género gracias al buen hacer de personajes bien construidos, como el Montalbano de Camilleri, el comisario Brunetti de Dona Leon o el teniente Jaritos de Markaris, entre otros. Estos detectives y las atractivas tramas hurdidas por sus creadores han conseguido una verdadera legión de seguidores en todo el mundo.
Pues bien, en esta nueva línea se enmarca el personaje creado por Alaux y Balen. Benjamin Cooker es un exquisito gourmet, algo torturado por los regímenes impuestos por su mujer, amante de los buenos vinos —a los que dedica su actividad profesional— y de los buenos puros. En esta situación, no es de extrañar que no dude en aceptar de vez en cuando algunos de los casos que le pasa el amigo y comisario Barbaroux, cuando la policía se ve desbordada por la situación.
Al igual que sus personajes, Alaux y Balen trabajan en pareja. Jean-Pierre Alaux es jefe de redacción de las revistas Vignobles y Coy Cigares & Co, demostrando una afición de base por los puros y el vino. Actualmente vive entre los renombrados viñedos del valle del Lot. Noël Balen es, además de novelista y ensayista, un reputado crítico musical especializado en música negra americana. Vive y trabaja en Burdeos.
De esta explosiva combinación podría surgir la apuesta más firme del país vecino en el resurgir de la novela policíaca en Europa. Si, además, combinamos estos precedentes con un buen vino probablemente está garantizado el éxito entre los amantes del suspense enológico, ¿una especie en alza?

Emili González-Pérez Rubes Editorial

COMMENTS