Elogio de la lentitud por Carl Honoré


En la era de la velocidad nada más subversivo que proponer parar. Esa es la idea clave de este libro que sacó a Carl Honoré de su tranquilo trabajo de periodista y lo colocó en una vorágine de visitas a todos los países donde ya se editó. Paradojas aparte, en una charla que tuvimos con Carl él mismo dijo que no es un fanático de la lentitud, que su propuesta nos dice de abrir los ojos y estar atentos a esta tensión que se genera cuando el mundo nos pide velocidad y desde una profunda convicción nosotros nos tomamos nuestro tiempo. Tiempo para disfrutar de la compañía, la comida, el sexo, el espacio, todo. Lógicamente su trabajo nace inserto en el movimiento Slow (que se inició en Italia con Slow Food) y hoy lo tomó como uno de sus teóricos a partir de este libro. Interesante y divertido, recomendado para leer, eso si, tranquilo…

COMMENTS