Legisladores nacionales buscan beneficiar a 15 mil productores

20/04/10
Fuente: Diario Uno | Luis Gregorio | Foto: Uno.

legislaturaDiputados de diferentes colores políticos impulsan un proyecto para crear un fondo de fomento que subsidie la colocación de tela antigranizo en 4.500 hectáreas. Éste no incluye a bodegueros. Un fondo de la Nación subsidiará la colocación de tela antigranizo para más de 15 mil productores vitivinícolas que no tengan más de 25 hectáreas, de aprobarse en el Congreso un proyecto presentado por diputados nacionales por Mendoza. El monto de fomento se conformará con el 50% de lo recaudado por las retenciones a las exportaciones que utilicen la uva como materia prima.

La iniciativa, que ya se encuentra en la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, tiene un fuerte trasfondo político porque fue impulsada por Ricardo Mansur (CONFE) y está acompañada por los legisladores Jorge Pampa Alvaro (kirchnerista), Mariana Juri (UCR) y Sergio Pinto (CONFE), quienes estuvieron ayer en la conferencia de prensa en la Legislatura. Omar Félix (Frente para la Victoria-PJ) no concurrió, pero dijeron que está a favor de la norma. También estuvieron dirigentes, intendentes y legisladores provinciales, como el ex vicegobernador y legislador electo Juan Carlos Jaliff (CONFE), los jefes comunales Gerardo del Río (PJ, Rivadavia) y Mario Abed (UCR, Junín), el diputado Ricardo Puga (PIM) y el ruralista Mario Leiva, entre otros.

El Fonaprovi, tal como se denomina el fondo, tendrá como objetivo subsidiar la colocación de la malla en hasta el 30% de la superficie implantada con viñedos pequeños y de medianos productores vitivinícolas, propietarios de hasta 25 hectáreas y que no sean bodegueros.

A Mendoza le corresponden 63 millones de dólares por año por las retenciones al sector. Con este monto, serán protegidas 4.500 hectáreas y, en un lapso de cuatro años, serán beneficiados más de 15 mil pequeños y medianos productores que hoy no poseen tela, resaltó Mansur.

El dinero será distribuido entre las provincias vitivinícolas en forma proporcional a las exportaciones y retenciones que generen, y será administrado por los gobiernos provinciales, los intendentes y las entidades representativas de los departamentos.
El proyecto ingresó a la Cámara de Diputados de la Nación hace 20 días. “Habrá un despacho en mayoría. Soy optimista”, expresó Alvaro, de la Comisión de Agricultura. “Puede frenarse por el lado de las arcas nacionales, pero no por la racionalidad que tiene la ley”, añadió.

La propuesta contempla la creación de administradores provinciales que redactarán los programas para lograr los objetivos de la ley. Serán priorizados los productores que posean menor cantidad de tierra, que tengan como actividad principal la vitivinicultura y cuyas fincas se encuentren en las zonas de mayor siniestralidad por granizo.

Mansur resaltó la importancia de darle fuerza de ley “a la promesa de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de devolverles a todas las provincias vitivinícolas el 50 por ciento de lo percibido por asistir a la industria y la producción. En el 2009, Mendoza recibió por este concepto $24 millones que fueron destinados parcialmente a la vitivinicultura. “Hay que garantizar los fondos por ley, que no sea algo voluntario. La totalidad del destino del fondo tiene que ser para la malla antigranizo”, sostuvo Juri.

Alvaro aseveró que quedarían afuera del proyecto los productores integrados en la COVIAR, mientras que Mansur resaltó el espíritu de la iniciativa que tiende a proteger a los pequeños productores en contraposición, por ejemplo, con los beneficios de las champañeras, las que son eximidas de ciertos gravámenes si reinvierten lo que no le pagan al Estado por Ingresos Brutos.

“Pero con ese dinero están también implantando viñedos, en detrimento de los pequeños productores”, opinó el legislador.La mayoría tiene fincas de hasta 25 hectáreas

Entre las economías regionales, la vitivinicultura tiene la característica de que su producción es obtenida en su mayoría por pequeños y medianos productores. El 93porciento de los 26.200 productores argentinos posee propiedades de hasta 25 hectáreas y representa el 55porciento de la superficie cultivada del país (126.000 de un total de 225.845 hectáreas aproximadamente).

En los fundamentos que los productores mendocinos presentaron en el Congreso por el fondo de protección para pequeños y medianos productores, se indicó que “el mayor flagelo climático que pone en riesgo la cosecha es el granizo, especialmente en Mendoza y, en menor medida, en las otras provincias vitivinícolas. Si bien se han tomado diversas acciones para mitigar los daños, como por ejemplo la lucha antigranizo con aviones y el seguro agrícola, estas resultan insuficientes”.

Indicaron los legisladores que el seguro sólo cubre montos exiguos en relación con el costo de producción y los aviones mitigan la caída de granizo, pero muchas veces se encuentran con tormentas de gran altura imposibles de combatir. Además, los continuos cambios de clima, por el aumento de la temperatura promedio y el efecto invernadero, llevan a que las tormentas sean más frecuentes y con granizo de mayor tamaño. “Para un productor, verse visto afectado por dos años seguidos por el granizo genera un gran endeudamiento e incluso su desaparición”, advirtieron los promotores del proyecto.

COMMENTS