Preocupa al sector vitivinícola el descenso del consumo interno

29/01/09
Fuente: Diario El Ciudadano | Horacio Meilán

El último dato difundido por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) indica que durante noviembre pasado el consumo interno de vino cayó un 6,1% con respecto a octubre. En tanto, el acumulado enero-noviembre entre 2008 y 2007 decreció un 5% en total …

Este dato puso en alerta a los representantes del sector, ya que, si bien consideran que es lógico que ante una crisis como la que se comenzó a vivir en esos días baje el consumo, por razones cautelares de los compradores, las expectativas para 2009 no son del todo alentadoras.

Así lo entiende Juan Carlos Pina, de Bodegas de Argentina, para quien, este año que recién empieza promete ser “complicado”, aunque no tanto como lo que se preveía en los inicios de la debacle global.

El informe del INV explica que en noviembre del año pasado hubo un marcado descenso del consumo interno con respecto al mismo mes de 2007, de un 14,65%.

Según las presunciones de los bodegueros, la primera quincena de diciembre “fue igual de mala”, tal como explicó Pina, pero esta situación no se compara con la notable baja que se produjo en marzo, cuando el conflicto del campo con el Gobierno nacional “les generó al menos un 4% de pérdidas” a los viñateros mendocinos.

Durante los meses de la protesta los vinos no llegaban a destino por los cortes de rutas y el consumo se retrajo un 28%, señaló el representante de Bodegas.

Entonces, a partir del doble impacto anual “conflicto campo-crisis”, según Pina, “es lógico que se consuma menos”.

Un detalle a remarcar es que en el acumulado enero-noviembre de 2008, en comparación con el mismo período de 2007, hubo un aumento del consumo de los vinos varietales del 3,27%, pero el de los no varietales cayó un 7,08%.

“Hay una tendencia a comprar menor cantidad, pero con mejor calidad”, indicó Pina, aunque preocupa el hecho de que muchos vinos “sin mención de variedad”, que en muchos casos son genéricos, “de muy buena calidad”, no sean preferidos por los consumidores.

Otro aspecto a contemplar puede ser el del envase. Los términos de preferencia de los compradores se inclinan más a las botellas; sin embargo, el tetrabrick es considerado por los bodegueros como excelente para contener buenos productos.

“Se trata de un envase industrialmente perfecto”, dijo Pina, ya que es “higiénico, apilable, fácilmente transportable” y, sobre todo, “de bajo costo”, lo que permitiría vender un buen producto a mejor precio.

Este envase aún no logra ser incorporado con fuerza a la oferta de vinos de alta calidad, pero podría ser una buena salida para mejorar los números del mercado interno. “Algo se está haciendo, pero aún falta mucha promoción” dijo Pina.

Un ejemplo es el de Peñaflor, que ya ha envasado en tetra algunos varietales, lo que marca un comienzo en una nueva forma de consumo.

“Si se pudiera cambiar la imagen del tetrabrick, las cosas irían mejor”, sintetizó el hombre de Bodegas de Argentina.

COMMENTS