Siempre sobran temas para el debate

22/07/13
Fuente: Diario Los Andes | Luis A. Fermosel.

vinedoHoy se debatirá en la sede del INV la situación planteada con el denominado “vino de la costa”, pero hay varios temas en debate no menos importantes. Todo llevaba a indicar que no habría mayores inconvenientes, más allá de los planteados sobre la comercialización, respecto de la última cosecha.

Fue una vendimia normal, no se observa en el horizonte un problema con excedentes, el mosto elaborado permitirá una buena salida al exterior y la discusión se centró especialmente en los problemas que deben afrontar los productores por su escasa capacidad de financiamiento y los valores desfasados que se pagaron por las uvas.

Sin embargo, en los últimos tiempos los temas de debate se han multiplicado como consecuencia de dos medidas surgidas desde los ámbitos oficiales -una del INV y la restante desde el Gobierno provincial- lo que ha llevado a las entidades a plantearse distintas prioridades, porque hay quienes sostienen que deben discutirse aspectos coyunturales y otros que afirman que es el momento oportuno para plantear temas estructurales.

Tal como se preveía, el «vino de la costa» estará obra vez en la mesa de debates de la comisión asesora técnica del Instituto Nacional de Vitivinicultura.

Todos coinciden que esa bebida surgida de uvas no vitiviníferas no moverán la aguja en el grueso de la industria, pero les inquieta también que pueda llegar a quedar una puerta abierta para futuros pedidos similares.

De allí que se sostenga que la resolución podría ser derogada y, si ese objetivo no se alcanza por diferentes circunstancias, al menos que se «encapsule» la situación para evitar pedidos posteriores.

«Lo que estamos pidiendo no nada de otro mundo», dijo un dirigente del sector, quien destacó entonces su preocupación por una ordenanza surgida del Concejo Deliberante de la ciudad de Victoria, en Entre Ríos, quien ha planteado que se conforme la denominación de «champagne entrerriano» a un caldo elaborado con uvas del lugar para favorecer a siete productores, entre ellos uno, el de mayor producción de sólo 1,7 hectáreas.

Se trata de un tema distinto al del vino de la costa, en razón de que se está hablando de la utilización de una denominación de origen prohibida por la Organización Internacional de la Vid y el Vino. Y vale destacar en este aspecto que la Argentina ha hecho muy bien los deberes en los últimos años, si tomamos como ejemplo que prácticamente han desaparecido, inclusive en el mercado interno aquellos vinos «borgoña», mientras se está sosteniendo, cada vez menos, el término champán, o champagne, para priorizar el «espumante».

Volviendo al tema del vino con uva no vitivinífera, hay coincidencias en esperar la propuesta que hará hoy el INV, aunque hay voces, como Bodegas de Argentina, que ha adelantado que no se trata de un tema relevante y que sólo se está reconociendo una situación que existe desde hace más de 100 años. En el caso del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, si bien su titular destacó que está en pleno desacuerdo con la resolución, también se indica que esperan conocer lo que anuncie el organismo nacional, dentro del marco de la comisión.

Con relación a los anuncios del gobernador, desde el Este recordaron que el 8 de junio, durante el almuerzo anual, le solicitaron al gobernador la implementación de medidas que tiendan a que el productor pueda retener stocks. Dicen que el precio del vino blanco debería ser de 2,36 pesos y que el mercado está pagando 1,90, mientras que en el caso del tino, debería ser de 3 pesos y que el mercado paga 2,10 ó 2,20 pesos el litro, con un valor de referencia de 2,60 pesos para el mosto.

«Nos basamos en un trabajo en conjunto que en su momento hicimos con (Celso) Jaque y (Raúl) Mercau», dijo Mauro Sosa, gerente del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este y respecto del anuncio del Gobierno destacó que no se han dado a conocer los plazos de devolución, la entidad bancaria («que sería el Banco Nación») y tampoco el tema de los aforos, que, por ser del 20 por ciento, haría caer el precio final anunciado.

Temas estructurales

Más allá de esas situaciones planteadas con relación a los temas coyunturales, hay quienes consideran que es el momento adecuado para considerar situaciones estructurales. Así lo estima la Unión Vitivinícola Argentina, para quien «hay que trabajar en solucionar el problema de los primeros cuatro meses después de la liberación de los vinos, que es cuando la gente sale a vender por un problema de financiamiento».

Indica que la vitivinicultura no es excedentaria en razón de que hay 4 ó 5 meses de stocks, «pero a contar desde la próxima liberación» y destaca que «hay que trabajar sobre aquellos primeros meses después de la vendimia, que preocupan al productor y que se potencia como consecuencia de la inflación.

Es un tema que debemos solucionar entre todos, pensando en una salida estructural. De lo contrario caemos en los subsidios del Gobierno o en la compra de vinos por parte del Estado, que nos hacen mirar hacia atrás, en lo que concierne a las medidas y no hacia adelante», dice.

Considera, por otra parte, que hay que insistir, ahora ante el Congreso Nacional, en la posibilidad de sanción de una ley que permita que las bebidas gaseosas no sufran un aumento en los impuestos internos siempre y cuando edulcoren con jugos naturales. Actualmente, esas bebidas utilizan jarabe proveniente del maíz, que es un producto exportable.

«Si se establece la posibilidad de los jugos naturales, se verían beneficiadas las economías regionales porque se tendrían que utilizar jugos de manzana, de limón o de naranja y, en ese esquema, el mosto también resultaría beneficiado en razón de que se trata del único jugo híbrido en sabor, que no modifica el gusto final del producto elaborado», dijo Sergio Villanueva, gerente de la UVA.

El tercer plano a abordar respecto de las medidas estructurales, según la entidad, es el de las exportaciones. En ese sentido, sostiene que hay que insistir en la posibilidad de que los sectores soliciten la eliminación de la retención del 5 por ciento y seguir trabajando en el plano de la compensación por fletes.

«Hoy tenemos productos de muy buena calidad y mercados abiertos, pero debemos seguir creciendo para salir de esta meseta en que nos encontramos. Además -dijo- se ha derrumbado el mercado a granel y debemos apostar al embotellado, que además nos genera valor agregado», concluyó.

COMMENTS